Y la idiocia se hizo carne…

 

Debaten, o así lo llaman, cuatro mujeres que se disputan el éxito de sus partidos en las urnas y el suyo propio. Son Mª Jesús, Cayetana, Inés e Irene. Mª Jesús es licenciada en Medicina, morena y trianera, su seseo y su labia lo van pregonando, así como su morenez retocada y retocados sus escarceos de juventud con el marxismo, el cristianismo y el hippismo, bien revueltito todo. Ni se oye cuando habla de corrido o se balancea entre el atropello y el fácil deslizarse. Cayetana, a pesar del marquesado, la triple nacionalidad, el rubio natural, la anorexia, la altanería y lo que sabe sobre el obispo Juan de Palafox, virrey de Nueva España, también sesea, y sesea con seseo que tiene que ser argentino pero que parece andaluz. Da un susto de muerte cuando, sin sospechar nada nosotros, dise que dise que Barselona es bona si se le aplica el siento sincuenta y sinco para siempre jamás. Inés, aunque gaditana, no sesea, quizá porque su padre fue policía y su marido, independentista. A cambio, es clara poligonera de alma y macarra de expresión. «Soy mucho más moderada que tú desde que nací, chaval» (mordiendo ese chaval dirigido a Rufián y elevando largo el ápice de la lengüecita) Y, finalmente, Irene. Irene es normal.

Normal significa para mí lo que probablemente para muy pocos. Mi hijo, que sabe de mi gusto por recorrer de arriba abajo, o a la inversa, a veces en el mismo plano secuencia, toda la escala de los registros de la lengua, tendría sobre cinco años cuando le llamé la atención por haber proferido un taco propio de un estibador de los muelles (sobre los estibadores de los muelles me informó mi padre y no Eric Hoffer, autor de “El verdadero creyente”, al tiempo que estibador él mismo). -Pero, mamá, si tú también lo dices… -Es verdad, mi amor, pero solo cuando estoy con gente normal.

Así que, un día en que me detuve a saludar a una comedida anciana que se dirigía a oír misa en la iglesia del barrio, harto de esperar la despedida que no terminaba de llegar, me estuvo tirando del vaquero hasta que logró que lo atendiera de muy mala gana: -Mamá, di, esta señora, ¿es normal? (¡atrévete a repetirlo, mocoso!). -¿Cómo normal?, preguntó la dama relamida y medio ausente. -Este niño me está matando, Teresa, a saber qué pregunta realmente… Me despedí, pero a no más de media docena de pasos me paré en seco, me agaché para mirar sus ojos interrogantes y clarísimos y le dije: -PERO, ¿NO VES QUE NO LO ES, JODER, PAUET? Pues eso, Irene no es Mª Jesús Montero, ni Cayetana Alvárez de Toledo, ni Inés Arrimadas o Isabel Díaz Ayuso, ni tantas y tantas otras y otros, ni siquiera como los jefes de todos y cada uno de ellos. Irene Montero es sencillamente normal.

Y ya que la acabamos de mentar, a Isabel Díaz Ayuso, vayamos con una manifestación política importante. Ella asistía a un desayuno informativo, o sencillamente pasaba por allí, cuando denunció la atrocidad ante las cámaras, tras meses sentenciando que Madrid Central iba a provocar atascos. “Si sigue Podemos en el Ayuntamiento de Madrid no va a haber atascos más que por el día”. “Los atascos a las tres de la mañana un sábado en la capital les hacían ver a los madrileños que su ciudad era especial”. “Madrid es una de las ciudades con más vida nocturna del mundo; eso incluye atascos a altas horas. ¿Me gustan? Evidentemente no. Pero forman parte de esta ciudad”.  ¿Entienden? Está clarísimo, si sigue Manuela Carmena en el ayuntamiento, los madrileños no volverán a vivir la fiebre de los atascos-sábado-noche.

¿Dónde vamos a parar? Quizá, me digo para mis entresijos, ni los parados seguirán parados, tal vez incluso los más desvalidos dejen de soportar el hambre, el frío, los desahucios, la falta de fármacos cada vez que los necesiten. ¿Se dan cuenta del horror que anda por llegar? Madrid dejará de ser Madrid, quizá Barcelona, Barcelona, España, España y los necesitados, necesitados, caso de que UP llegue a gobernar en coalición con el PSOE, ¡meigas fora! ¿Habéis tomado nota, humoristas de pacotilla, del lugar en que os ha dejado ese pedazo de criatura?

Y hay más cosas tremendas, es un no acabar interminable. Como la de mostrar a los telespectadores Casado y Rivera y aun intercambiar este con Sánchez -en pleno y solemne debate servido como boda o funeral regio- fotografías enmarcadas, gráficos, panfletos o libros de a saber qué autor, siguiendo la costumbre prácticamente inaugurada por el castizo experto en cloacas y varios otros Eduardo Inda.

¿Imaginan qué más podría llegar a pasarnos, ultraderechita cobarde, con un gobierno de coalición PSOE-Podemos? Mínimamente, ¿acaso no se vería la prensa obligada a informarnos día a día sobre el juicio a los presos políticos del que saldrá sentencia cantada, ese juicio que hoy aparece discretamente velado, cuando no elegantamente ocultado, por todo medio de comunicación? Es más, ¿y si a esos mismos medios, a los partidos políticos, a los jueces, a Europa incluso, les diera por tomarse en serio, investigar, imputar, sentenciar a todos y cada uno de los involucrados en las cloacas del Estado, o en ese candado  que le ha puesto WhatsApp a Podemos en plena campaña electoral? Para echar a correr de puro miedo frente a la posibilidad del tambaleo y derrumbe de esta espléndida democracia que nos regalaron, inobjetable producto de la modélica transacción iniciada por nuestros más loados prohombres y que a día de hoy andamos justo a puntito de redondear.

Por todo ello y más, a ver esas jergas, actitudes y conductas de botellón tan propias del sueño húmedo del nacionalismo español, ultraderechita cobarde, porque si alcanza a gobernar este país por primera vez la izquierda nos van a obligar a repetir la carrera que cursamos en universidades católicas o públicas ad hoc, el bachillerato, la ESO y la Primaria, y aunque no fuera más que por que llegáramos a entender algún día sus abstrusos comunicados y discursos políticos comunistas, independentistas y proetarras. Para echar a correr de puro asco y de miedo, insisto de nuevo y cuantas veces haga falta insistir. ¡A ver si pasa pronto el domingo, Señor! Y que no se haga tu voluntad, sino la que nos conviene a todos… ¿Lo has pillado por fin o quieres que te lo repita?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s