Ciudadanos alienígenas.

 

Hace mucho tiempo que vengo sospechando que los representantes de Ciudadanos son extraterrestres llegados a estas tierras a saber con qué objetivos. Y, si no me creen, para muestra un botón: examinen atentos los rostros de las treintañeras Inés Arrimadas, Carolina Punset, Begoña Villacís o Melisa Rodríguez -ellos por el estilo y desde el propio, o muy en especial, Albert Rivera, catalán y renegado de lo catalán al tiempo- y díganme si no sienten como yo que un escalofrío les recorre la espalda. Y sus simpatizantes y votantes, ¿qué podrían ser sino gente abducida por ellos? Y aunque acabo de escribir ‘a saber con qué objetivos’, lo cierto es que saltan a la vista: Ciudadanos llega, una vez que el PP se ahogó en su propia mierda, para continuar elaborando nacionalcatolicismo, ese que tanta gloria como paz y prosperidad trajo siempre a estas patrias. Estoy tan segura de ello, que tampoco sé por qué los tildé alegremente de extraterrestres cuando podemos localizar su origen con infinita mayor precisión: llegan caídos del cielo, el de Pedro, sí, y qué otro cielo iba a ser, por Cristo bendito.

Pongamos un ejemplo que ilustre lo anteriormente denunciado, que vienen a substituir a los representantes de la Banda, para los que, según tengo entendido, Génova prepara un ERE, obviamente, excluida gente que ya no practica, pongamos un Blesa, un Bárcenas, un Granados, un Rato… Cocoliso, en la Cartelera Turia escribe esta semana: «Ciudadanos se abstuvo en un pleno municipal en Xàtiva que decidió nombrar al cantante Raimon hijo predilecto de la ciudad. Hasta el PP votó a favor (sic). Juan Giner, portavoz de la formación de Rivera, puso como excusa que otros ciudadanos nacidos en Xàtiva también se lo merecían, porque llevan con orgullo el nombre de la ciudad allí por donde viajan. ¿Se refería a Alfonso Rus?». Rus es aquel que, en el interior de un coche, contaba con los dedos, tal que nos enseñó la abuelita, ¿recuerdan?, los euros que, según diversas denuncias, procedían del pago de comisiones a cambio a amañar contratos, en fin, ponía en práctica los nuevos valores morales con esta sencillez: uno, dos mil, tres mil, quatre mil, cinc mil, sis mil, set mil, vuit mil, nou mil, deu mil, onze mil, dotze mil euros… dos milions de peles. De otra manera, quizá Cocoliso sugiera que a Ciudadanos le mola más Les mans a l’euro de Rus, que La cara al vent de Raimon. Y es natural, son gustos ancestrales, de casa nostra, del PP o del nacionalcatolicismo, cuya manifestación más visible fue, y sigue siendo, la franca y distendida hegemonía de la Iglesia católica en todos los aspectos de nuestra vida pública y privada.

Y que será por lo que el pasado 9 de octubre, día del País Valenciano, el cardenal y arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares, en vista de que este año el alcalde Joan Ribó le comunicó cortésmente que la Procesión Cívica volvería a tener carácter exclusivamente civil, es decir, que no participaría de los actos religiosos que pudiera organizar, y en contra de lo que venía sucediendo con el Partido Popular de Todos los Eventos, incluido el de la Gran Desvergüenza Inherente a la Derecha, el arzobispo se montó un Te Deum por su cuenta y riesgo, y con nada menos que tres senyeras a falta de la de verdad, la auténtica, a saber, la de Lo Rat Penat, la dels Amics de la Real Academia de la Cultura Valenciana y la del Altar de Sant Vicent del Mercat. Bien, pues resulta de enorme interés, en el sentido de la teoría que defiendo, saber que Ciudadanos estuvo en misa y repicando, es decir, que antes de acudir con el resto de las autoridades del nuevo consistorio a la Procesión Cívica, hizo parada y fonda en casa, o catedral, de Cañizares, junto con un grupito de lo más granado de La Banda, a saber, los actuales concejales del PP, Rita Barberá, exalcaldesa de la Valencia del caloret amb gin, el delegado de gobierno, Juan Carlos Moragues, la presidenta del PP valenciano, Isabel Bonig, y la exconsellera María José Català, aquella, por si lo han olvidado, del “En primer lugar pediros disculpas por si en algún momento me paso al valenciano, pero es mi lengua materna y tengo ese defecto. Si lo hago… me perdonáis, ¿eh?” ¿Debiera llamarse autoodio a esta figura? Carolina Punset lo llama volver a la aldea: “Allá donde triunfa la inmersión lingüística estamos volviendo a la aldea” (sic)… Y a mí ahora me entra de nuevo un ansia feroz de decantarme por lo extraterrestre, pero hay que ser juicioso ante tanta pérdida de sentido común, para Carolaine, que aunque nació en Washington D.C., cuenta con ascendientes directos catalanes, es licenciada en Derecho por la UAM y se pasó la vida en España y aun entre gentes catalanohablantes, seny, querida, seny, porque, aunque hayas escrito “No Importa de dónde vienes, sino adónde vas”, a mí no me engañas, soplagaitas, tú y los tuyos vais a lo vuestro y yo no me cansaré de escribir que lo vuestro nunca es lo nuestro. Qué cosas, Punset, cony, qué cosas.

Y no soy la única, al parecer, a la que le causa una inenarrable desazón Punset, Villacís, Arrimadas o Rivera… en fin, Ciudadanos. El martes de la semana pasada, Pedro De Silva escribía en Levante sobre Riverita lo que sigue con titular “El enigma Rivera”. «Aunque Albert Rivera es el adalid nacional de la transparencia, no logro evitar que su rostro me parezca enigmático. Debe de ser una percepción equivocada, pues una memorable proeza como la que protagoniza sería imposible si la gente no lo viera diáfano. Por ejemplo, Rajoy me parece claro en su tortuosidad, en la que se regodea, Sánchez en su desparpajo de buen chico vendedor de imagen, Iglesias en su ambición e inteligencia, y hasta Mas en su pétrea voluntad de hacer historia para que se olviden las historias. Rivera, en cambio, trasluce en momentos una debilidad, una fisura bajo la aparente tersura de la tez, un amago de tic que no llega a formalizarse, un tropiezo en el discurso que al final no fragua en fallo. Es como si alguno de los tensores que aguantan por su faz, y por su deambulación por el escenario, estuviera algo flojo, aunque no baste para desestabilizarlo. En fin, no sé». Aunque De Silva lo describiera a su manera, mi coincidencia casi absoluta con su impresión sobre el personaje me fascinó.

I aleshores què farem amb vosaltres, Caroline, Arthur, Citizens, germans bessons dels de sempre, peró també sempre disfressats d’altres? Esta mujer se cura de espantos, entre mil otras, viendo al incansable alcoyano Xavi Castillo, ese hombre de pelo en pecho tan versátil en el escenario como los políticos a los que remeda. Pero ustedes ríanse, tengan la bondad, ríanse con Xavi Castillo o con quien gusten, pero siempre de ellos, del PP, de Ciudadanos, del PSOE incluso, por qué no del PSOE, si son, lo fueron siempre, más de lo mismo, aireen sus orígenes, su historia, sus objetivos, su ideario y su caradura, porque no puede ser que otra vez, de nuevo, una vez más, como siempre y sin fallar una siga el nacionalcatolicismo instalado en el poder jodiéndonos como de hábito. Y mucho ojo, izquierdas, si es que queda algo de eso, la ley electoral no perdona ser pijo y parte en asuntos de tanta gravedad y trascendencia como los próximos comicios.

https://www.youtube.com/watch?v=4wTGe9Xb_nE

 

Anuncios

4 comentarios en “Ciudadanos alienígenas.

  1. Gracias
    Somos muchos los que tenemos esa sensación de piel ficticia, tal vez ‘reversible’, en el Sr Rivera, como si guardara un retrato a la Dorian Grey, que estamos esperando/temiendo que en C’s, pasen de comer ratas a escondidas, a devorarnos como si tal cosa.

    Me gusta

    1. Gracias a ti por afianzar mis, diría, bien fundamentados temores, o terrores. Ayer mismo, le decía a un buen amigo: antes de que C’s alcance el poder, o participe en él con la cuota que sea, C’s + PSOE o PSOE + C’s, preferiría repetir otro dolorosísimo vía crucis con Rajoy: las masas terminaríamos por alzarnos contra él para poner las cosas en su sitio. Lo que significa que me siento incapaz de asistir al estreno de una película repe pero presentada como estreno con Artur o con Pedrito de personaje principal: la solución de nuestros problemas se dilataría aun más, si cabe, ¿no crees? Tratemos de evitarlo a toda costa, por más que digan -los mandados- que las cartas ya están echadas, alea iacta est.

      Me gusta

      1. Hola.
        Yo eso lo vengo diciendo hace tiempo. Prefiero otros cuatro años de Rajoy que a Rivera. Como llegue Albert a la Moncloa nos vamos a enterar. Además, así se les calará más rápido, como a los melones.
        Un cordial saludo

        Me gusta

      2. Pues, parece que ya somos unos cuantos que sí sabemos a que se juega. Lo digo porque no solo tú insistes en lo mismo, sino que esta tarde otros amigos habían llegado a la misma conclusión cada uno por separado. Y como tampoco soy capaz de perder del todo la esperanza en un resultado muy distinto, le pregunté a uno de ellos, fino analista político, si no podría ser posible ahora, en las generales, una ‘sorpresa’ similar a la que vivimos en las autonómicas y municipales. Dijo más o menos: -No puede descartarse, aunque parece lo más difícil. Depende esencialmente de cómo lleve Rajoy la cuestión catalana-. ¿Tan tontos somos la mayoría de los españoles? ¿Se nos maneja con tanta facilidad? Pues parece que sí, y ya no solo a los más energúmenos de los españolistas, sino sencillamente a la mayoría de los votantes. El poder de los medios, todos a una trabajando para la misma causa, está logrando, entre otras, que la corrupción de ciertos políticos catalanes, junto con un partido concreto, oculten la brutal corrupción de La Banda. ¿Quién no conocía lo del 3% -o bastante más- de Convergència i Unió, de Pujol…? Casi todos. Pero, fíjate por dónde, y como siempre, resulta que todo dios se lleva ahora las manos a la cabeza. En fin, paciencia, y a seguir esperando sin arrojar la toalla, eso jamás.

        Un afectuoso saludo, Fernando.

        Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s