¿Cómo están ustedéeeeees…?

 

Comentarios tan inocentes como el que sigue son borrados de inmediato, y vez tras vez, en foros de discusión como, en este caso concreto, el del videoblog de Iñaki Gabilondo en la hoja parroquial global El País. Estos son nuestros periodistas, pero los íntegros, los guay, los de antaño, los que informan por sistema desde la libertad, los dispuestos a hablar y a dejar hablar a la gente, los que no buscan colocar al pariente donde sea, pero que sea lugar tan cómodo, bien remunerado y próspero como el de cualquier pepero o simpatizante de pepero. Qué no pasará, pues, con los los juntaletras más jóvenes, o escritores en candelero incluso, y todo al margen de las letras que usen, palabras que seleccionen, o tremenda sintaxis de que echen mano unos y otros, que de esta parte quedan eximidos en su totalidad en razón de la función informativa y social -para seguirle la corriente a la corriente, la bastardilla- que desempeñan. La cuestión sobre la que hoy largaba el bueno de Iñaki –resalto ahora por frase hecha- era, ¡nada menos!, “El PSOE, a pulmón”. Hala, aguanta, Gaby, que yo voy a llamar a Fofó y a Milikito…

Aquí los tienen, por si crecieron tanto, tanto, que se olvidaron de ellos: -¿Cómo están ustedéeeeees…? -¡Bieeeeeeeeeeeen..! ¿Lo recuerdan? ¡Bufff, yo talmente como si fuera ayer! A modo de primicia o para entrar en materia, vean si gustan este breve reportaje:

Ah, bueno, y el enlace al foro de Gabi el hondo, también aquí:

http://blogs.elpais.com/la-voz-de-inaki/2015/04/el-psoe-a-pulmon.html

 

El comentario. Por llamar de alguna manera al hablar por hablar de cualquiera de nosotros en un foro similar, no, en el de Iñaki precisamente, esa malicia, ¿han pillado?

«Hablemos limpio, ¿de acuerdo? (me temo que no… pero lo intento, solo me juego un comentario más a censurar). Veamos. Realmente, no hay diferencia substancial entre el PP y el PSOE. Hay, sí, ese mal sabor de boca que nos deja el haber constatado que tal fue, vez tras vez, y me refiero en concreto solo a los últimos cuarenta años. Idénticas convicciones ideológicas, idénticas políticas, idéntico trato de deferencia total -aquí, por eufemismo- a la iglesia y a sus colegios subvencionados con el dinero de todos, idéntica racanería hispano-irresponsable o aposta,en el administrar la educación y administrar la investigación, prácticamente idéntica desmemoria para con los vencidos -lo sé, los vencedores y los vencidos nunca tuvieron la misma memoria-, quizá porque los más de los políticos del PSOE, como los del PP, fueron educados en el seno de las familias, en general católicas, a las que pertenecían, al tiempo que franquistas, y en diversos grados de abyección aquella militancia, es decir, por identificación total con el régimen en modo de pertenencia al mismo, por al menos proximidad, coqueteo y simpatía, o por el miedo vilmente puesto a funcionar en los más de los casos -pero esto, ya común a casi todos los españoles, casi, conforme- y porque resultaron, pues, prácticamente idénticos personajes unos y otros, tan ignorantes en todo sentido, como ridículamente engreídos, soberbios y sobornables.

Admito el matiz en la administración de los sacramentos: los ERE en Andalucía no son exactamente lo mismo que las tramas exquisitamente -ahora por llamar la atención de la justicia- montadas por el PP, nuestra particular mafia española –los sicilianos gozan de mucho respeto, y en lo que me concierne, además del respeto, de una admiración sin límites por tanto personaje especial como nos regaló-. No gobiernan a cara de perro como estos otros, admitido, están una brizna más dotados de intelecto y de empatía y tuvieron algunas, pero tampoco como para echar las campanas al vuelo, intervenciones puntuales plausibles, poco más.

Pablo Iglesias dijo en una ocasión que Podemos solo aspiraba a hacer lo que debió haber hecho el PSOE, pero no hizo, cuando estuvo en el poder. Que mantenga esa boca, y veréis cómo Podemos gana; en realidad, la boca limpia de un Alberto Garzón, por ejemplo –para despistar del hecho de que no habrá mucho más que él mismo, si exceptúo a Manuela Carmena-, es la que debieran tener para ganar, aunque Garzón parezca un mártir de los suyos. Al PSOE puedo incluso sintetizarlo en una metáfora, imagen o símbolo, que debieran ocultar, por cierto, los suyos: esa bola de sebo que es Glez., quien ya apuntaba maneras en su aparición en el panorama político para el NO CAMBIO, este eterno inmovilismo nuestro, ya que que precisamente él llegaba, y no solo él, justito para eso.

Renovarse o morir. Así que no tiene sentido que una persona con dos dedos de frente, una nariz ética y cierta dosis de esperanza en su mochila entregue su voto al PSOE, o a cualquier otro de esos partidos que llegaron para más de lo mismo, como Ciudadanos, quizá el ejemplo más claro, catalanes resentidos -para molestar al español en general-, no más, o UPyD, menos nuevo y con sociata dentro, asimismo resentida.

Alemania repite errores. ¿Se avergonzó de boquilla entonces, cuando lo hizo? ¿Fingió? (hoy ha muerto Günter Grass, por cierto, y también, de la otra parte, Eduardo Galeano: debiéramos darnos prisa). España, ni eso, parece estar dispuesta por genética a perdurar en el error secular».

¿Y esta obviedad es lo que se dio el gusto de censurar el negro de Iñaki? ¡Qué tontería! Y más, siendo que existe dissidens.org, bobiño, tal que salta a la vista.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s