¡Son extraterrestres, ojo!

 

No sé si todos lo saben con la intensa, dolorosa e impaciente certeza con la que yo lo sé, pero, con o sin certeza, la cuestión es que nos gobierna un grupo de extraterrestres llegados a saber de dónde y votados -dicen- asimismo a saber por quiénes. En solo una legislatura, y embarcados desde el momento mismo en el que se hicieron con el poder en una empresa bélica, lograron con sus propias armas, no menos mortíferas que las tradicionales, daños formidables que bien podrían compararse con los de cualquier guerra. Sin tregua, nos persiguieron, nos robaron, nos empobrecieron, nos violaron en todos y cada uno de nuestros derechos, nos pisotearon mientras se reían como monos, nos humillaron, nos hirieron, nos derrotaron en muchas batallas, nos mataron incluso, a demasiados literalmente*, a los más, psicológica y moralmente, y nos condujeron a ser estos despojos que somos.

Porque si cualquier baratija es susceptible de ser utilizada como an offensive weapon, y en tanto que se considera capaz de producir daño, así está contemplada por la policía inglesa, yanqui, o española, y en un aeropuerto como en una estación de autobuses o circulando por la calle -¡qué decir si en manifestación o escrache!-, es decir, es a todos los efectos un arma, y aun un arma letal, como lo son las que se utilizan en las guerras psicológicas, si un grupo de individuos extraños, con aspecto de salvajes e inhumanos, dieron pruebas fehacientes y abundantes de que lo son, extraños, salvajes e inhumanos, y dispusieron a su antojo, no precisamente de offensive weapons, sino del poder, de la iglesia, con sus múltiples sacristías, de las fuerzas del orden, del BOE, de los empresarios y de los medios de comunicación, y fueron capaces además de echar mano de una retórica estupidizante, la suya, genética, pues, y servida con prodigalidad por esos mismos medios, alcanzaron por la fuerza una impunidad y una capacidad de insolencia, cinismo, hipocresía, mendacidad y desvergüenza a prueba de terrícolas, como de una asombrosa facilidad para calumniar, así desacreditando a cuantos juzgaron enemigos, todo ese poderoso armamento en sus manos les permitió librar una guerra no declarada expresamente, pero a la altura de las que se están produciendo en cualquier lugar de la geografía universal.

Y si, encima o además, desde bastante antes de que llegaran, a saber de qué planeta o galaxia, para adueñarse de todo lo nuestro, echando mano de estrategias y de tácticas propias de la ultraderecha más montaraz y meapilas, las llamadas, y aun consideradas, izquierdas, el referente moral de cualquier sociedad, yacían en sus propias tumbas -si la derecha no tiene votantes sino feligreses, según afortunado decir de José Sacristán, la izquierda abandonó tiempo ha los compromisos que le eran inherentes para convertirse en otra maula más-, ¿qué podríamos hacer sus víctimas, todas estas víctimas, y con esta pinta de gilipollas que se nos quedó, por cierto? Desde mi punto de vista, antes de que se alcen con una victoria definitiva y el hígado se nos enferme, lo único para lo que quizá no está dotado este pueblo: analizar la grave situación, sopesarla y decidir actuar de inmediato.

He hablado tanto sobre la cuestión y con gente tan diversa -de la que se reconoce como centro, centro izquierda, centro derecha, centro centro y aun de izquierdas, o ya saben, de las de no entiendo de política-, que recibí toda clase de respuestas a la sugerencia, aunque diría que más que respuestas fueron las clásicas lamentaciones y quejas de un pueblo inculto hundido en la peor de las vilezas, la asunción de la derrota. Pero soy muy consciente de que estoy siendo injusta, porque los extraterrestres tampoco tienen votantes, se hacen con la colaboración cómplice, abúlica y desganada de sus abducidos: -En mi situación, pues ya ves tú…-Qué entenderás por actuación, conociéndote… -No se puede hacer nada, salvo ir capeando el temporal… -Terminará por reventar por alguna parte el invento, ya verás cómo si… -Que todas las guerras fueran como esta ¿no te parece?… -Mujer, a una de malas, me voy a vivir con mi hija, que se divorció, obtuvo la custodia de mis nietos y ahora vive en Londres con su novia… Y así, quiero decir, así de pasivas, desmayadas, derrotadas, insolidarias y abyectas todas ellas. Ni siquiera les sirve a modo de metáfora a todos estos despreciables malandrines, víctimas de la abducción, el espectáculo de las proezas de dioses que lleva a cabo cada día esa hermosa gente que son los subsaharianos, entre otros.

Porque no le demos más vueltas. Lo que caracteriza a cada uno de los personajes del gobierno, y aun a todos sus correligionarios, ¿podría ser acaso y sin más propio de la humana condición, o es la prueba fehaciente de que se trata de extraterrestres que representan peor que mal un papel de simuladores de personas como usted o como yo? Que se me diga si podría acumularse en todas y cada una de las personas de un mismo grupo tanta lacra: dudas, titubeos y contradicciones constantes en la acción, más de lo mismo, más balbuceo, al expresarse, rozando incluso la tartamudez, histrionismo, tics gestuales, simpleza mental y moral, carencia de empatía, frigidez emocional -con mayor rigor, tullimiento intelectual, emocional y moral-, actitudes, conductas y síntomas que fluctúan en su conjunto entre un grave trastorno de personalidad -severo, dirían los anglófilos- y el síndrome de Tourette de los más jóvenes, que incluye por lo general, no lo olvidemos, la coprolalia y la ecopraxia: que se jodan (los parados). Sencillamente, no, resulta imposible un concentrado de tantos y tan diversos síntomas, es decir, idéntico síndrome, en un grupo de personas, caso de que lo fueran, y tampoco existe posibilidad de atribuirlo a una cuestión de azar o de casualidad y mucho menos de necesidad. Admito, eso sí, que el olor a sacristía que desprenden, la ancestral y característica fetidez inherente al meapilismo, se les pudo haber contagiado a fuer de aspirar a encarnar lo ancestral español en las siglas PP, es decir, el nacionalcatolicismo.

Y bien, acabo de realizar -por si se les hubiera escapado- un análisis, no exhaustivo, cierto, pero suficiente como para estar ya en condiciones de reflexionar juntos y pasar a un conveniente estado de alerta que termine por empujarnos a tomar la decisión de actuar, de actuar contra ellos, por supuesto. ¿Qué hacer? Vayamos por partes.

¿Esperar a las elecciones? ¡Pero bajo ningún concepto, por Dios! Para esas fechas, unos dos tercios de españoles, como mínimo, presentarían ya el cuadro característico del estado de abducción total que presentan sus votantes y simpatizantes. ¿Qué, pues? Para empezar, depositar el abundante material del que disponemos en manos de avezados ufólogos y, una vez estos hayan decidido que, en efecto, se trata de entidades llegadas de lugares tan lejanos que no se nos alcanzan, poner manos a la obra para buscar, y sobre todo hallar, las naves -con el símbolo grabado del ave carroñera- en las que tuvieron que llegar por fuerza en su día, esa prueba definitiva, y ponerla a disposición de la UE… ¡ni hablar!, la propia Alemania tiene sospechas tremendas al respecto y Der Spiegel hasta informa de pesadillas que refleja en imágenes oníricas, véase, si no

http://images.eldiario.es/internacional/Portada-Der-Spiegel-fotomontaje-Merkel_EDIIMA20150402_0288_13.jpg

Y qué decir de los EEUU, inmersos, entre otras tareas propias de los imperios en decadencia, en hallar la fórmula de protección total y seguridad más absoluta. Me temo, más bien, creo con firmeza, que resulta obvio que no solo se adueñaron de este país esos seres, raras entidades o mecanismos… ¿Entonces?

No queda sino una salida, y por mucho que evoque tiempos feroces que creíamos idos para siempre: conducirlos sin más contemplaciones a la hoguera. Y como antaño, previamente estrangulados, esa piedad, caso de que resultaran penitentes, o lo que es lo mismo, confesaran y se mostraran dóciles a emprender el camino por donde vinieron, es decir, proclives a una expulsión en caliente –conforme a su jerga infernal-, para lo que es tarde, llevan demasiado tiempo entre nosotros y, mal que bien, conocemos su identidad, por lo que se les negará rotundamente, y quemarlos vivos, si acaso se manifestaran impenitentes, o lo que es lo mismo, se negaran a reconocer su origen. Admito que es un asunto muy delicado el de la pena capital, porque además del condenado, juega el gusto de cada cual… empalamiento, lapidamiento, inmersión, crucifixión, desuello, descuartizamiento, todas son dignas de admiración. Pero dejadme, ¡ay!, que yo prefiera la hoguera, la hoguera, la hoguera… La hoguera tiene qué sé yo que solo lo tiene la hoguera. No cabe duda, habremos de decantarnos por ella, a la hoguera con ellos.

 
*http://viajandoentrelatormenta.blogspot.com.es/2015/04/espana-miles-de-suicidios-en-tierra.html?utm_source=feedburner&utm_medium=email&utm_campaign=Feed:+ViajandoEntreLaTormenta+%28Viajando+entre+la+tormenta%29

Pequeñas aportaciones de que lo expuesto acerca de esos seres que dicen representarnos constituye un hecho incontestable:

1. Extraterrestre hembra disfrazada de andaluza, que desempeñó el papel de alcaldesa, consellera, presidenta de Les Corts Valencianes y no recuerdo qué más, pero seguro que hay más, el día en el que se la estaba juzgando en Valencia por diversos y repugnantes delitos. Observen qué ocurre cuando las cámaras fijan sus objetivos en esos rostros como de cemento armado, que podría decirse, pero que no son sino el indiscutible del extraterrestre. No son humanos ni aun fingiendo abortar la acción de desperezarse para librarse de un entumecimiento que en realidad no experimentan.

http://www.levante-emv.com/comunitat-valenciana/2015/04/01/siesta-banquillo-acusados/1246163.html

2. Extraña suspensión, sobrevenida de pronto y sin mayor explicación, de ese mismo juicio, una vez que la abducción alcanzara a las más altas instancias de la justicia. Obsérvese la perplejidad en esos rostros del periodismo, a pesar de lo avezados en lides populares de este jaez.

http://multimedia.levante-emv.com/videos/levante/20150402/los-periodistas-levante-emv-analizan-suspension-del-juicio-fitur-1228769.shtml

Razones que me llevaron a decantarme por la hoguera, después de mucho darle vueltas al asunto, pero en boca de un ángel de la civilización soñada y aún no alcanzada

https://www.youtube.com/watch?v=LEGXv4SYbV8

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s