A Lei do Porco de Rajoy

 

Y digo yo, ¿los partidos políticos españoles habrán perdido el oremus? ¿Por qué andan despotricando, en lugar de tomar decisiones de las que se adjetivan como de gran calado? Porque la única solución digna y eficiente, caso de que el PP quiera mantenerse en sus trece del me votas a mí, o me votas a mí de todas maneras, e incluso si me das calabazas, decantándote por pretendientes infinitamente más atractivos, ¿no debieran boicotear las próximas elecciones?

Quizá no se hayan enterado de lo que se lleva esta temporada el boicot, pero sirva de ejemplo, no solo la retirada de publicidad de la cervecera Heineken a la Sexta -al parecer, por presuntos ataques de la cadena a la iglesia del PP-, el boicot a la Heineken en mutua correspondencia por cuantos se enteraron de la bravura neerlandesa, sino que se están boicoteando los productos de Israel por genocida, y conste que no dejo de preguntarme por qué, ya puestos, no incluimos al Vaticano en el mismo lote, negándonos, por ejemplo, a venderles pan ácimo para hostias, ya que nunca para mientes en minucias como la de Israel. Porque de lo de Rusia con Europa, como ya algunos van diciendo que los del sur somos Europa y no, o bien una Europa de segunda o de tercera, opto por no pronunciarme, aunque no deje de tener bemoles que lo que antes importaba de Europa ese pedazo de estado o de república federal, ahora, se lo compre a Israel. ¡Llevo un lío de dioses del copón!

Porque, si los partidos políticos no se presentaran a las próximas elecciones -más que amañadas, más ciertas que la luz del mediodía, que decía el frailuco amigo de Santa Teresa, aunque sobre muy otra cuestión-, en vista de la imposición bélica da Lei do Porco de Rajoy, no podrían celebrarse, ¿a que no? Preséntate tú solo como hizo tu padre, listorro, el caudillo que se dijo por la gracia de Dios, cuando harto se sabía que era un dios sin gracia, o mejor, que no era ningún dios el de la gracia, sino los caciques, los patronos, la plutocracia, la banca, el naZionalcatolicismo, el fascismo, la Iglesia, el ensayar el pedazo de guerra que iba a seguir a la nuestra, entre otras, para ver cómo reaccionaba la población civil si se la bombardeaba, aunque ninguna de sus víctimas se haya pronunciado aún al respecto, y casi poco más, salvo la gentuza que, ante el subidón de adrenalina que le produce siempre la posibilidad de una guerra, le hizo los coros a todos aquellos, arengando y jaleando la incuria y la natural inclinación al golpismo del ejército, y digo natural, porque consta que los de la milicia, acuartelados, se aburren, y fuera, también, al ser gente que no lee y no ama más música que la de desfilar, no piensa, no va al teatro, no casi nada; como mucho, por entonces, iría a los toros o a la zarzuela, un peñazo como distracción única hasta para los milicos.

De todas maneras, aun así, tengo el pálpito de que el PP optaría por presentarse en solitario, no hay nada que detenga a esos bárbaros. ¿Se imaginan a Rajoy y a sus mesnadas haciendo campaña en los medios en plan partido único, y a toda la prensa silbándonos noticias sobre ello, como si no pasara sino lo que debiera pasar? Porque lo harían unos y otros, ¿eh?, con tal de mantener el tipo, como cuando hablan o escriben -un decir- sobre Catalunya, sobre la reforma laboral, sobre la evasión fiscal, sobre la privatización de los meódromos falleros o sobre el paro. Los estoy oyendo o leyendo, literalmente además: Hay que seguir haciendo las cosas como Dios manda. El PP es el único partido al que puedes votar, vota español. Nadie podrá arrancarnos un voto, hemos salvado a España. Aún queda sangre, sudor y lágrimas por delante: dejad que gestionemos y privaticemos vuestros fluidos. Reformaremos cuanto queda por reformar. Lograremos por fin una degeneración como ni la habéis soñado. ¡Vota PP! ¡Vota España, Una y Trina! (con Alemania y USA, tal vez).

Sé que creen que estoy de broma, pero lo cierto, insisto, es que no hay más salida que boicotear las elecciones con la abstención de todos los partidos. La operación es sencilla: un partido hace correr la voz, explica la operación, por ejemplo, Pedrito Sánchez, se reúne el grueso de sus representantes en un inmenso y suntuoso paraninfo, virtual o físico, y se toma la decisión: ¡Que se presente tu padre! ¿Creen que iba a tener redaños el Gobierno de enviarle las Fuerzas Antidisturbios para obligarlos a presentarse? ¿Y a santo de qué, o por cuál delito, a ver? ¿El de negarse a jugar con las cartas marcadas por el PP? Como si no fuera público que, aunque en el trullo apenas entran, infinidad de políticos del PP cargaban lo que robaban en cientos de furgonetas, o fragonetas, como consta que dice uno de estos de la rama valenciana -no CIU ni Pujol, ojo, que dicen furgonetas comme il faut y por más que a Marta Ferruosola se le haya escapado, en correctísimo catalán, un vagi a la merda- y hala, fragonetas caminito de… échale, a ver si aciertas. Iba a molestarse a estas alturas del mundo al revés un juez, un fiscal, un inspector de Hacienda o uno de la Policía por el hecho de que los partidos políticos dejen que el PP se presente en solitario a unas elecciones… No se trata de un escrache, no es una mani violenta de esas de los telediarios; en todo caso, una quedada de la que se autoexcluye el PP. Que se jodan, Fabra. Y lo harán, vaya que si lo harán, presentarse en solitario.

Aunque acabo de caer en algo que no se me había ocurrido hasta ahora mismo. Esa abstención de los partidos políticos, tomada ante el inadmisible chantaje da Lei do Porco de Rajoy, pondría en evidencia al pedazo de mármol teutón que es Merkel, ya que bien podría pensarse que Rajoy ordenó la ley por presión de la cancillera, y que esta, a su vez, la ejerció por presión de la banca alemana, lo que la obligaría a intervenir por la vía rápida, que por cierto, piénsenlo, nos vendría que ni pintiparado (¿Y por qué no piripintado, RAE, embajadora de la marca España? ¿Podrías facilitarnos su origen? ¿Alguien trabucó, involuntario, pintiparado? ¿O se trabucó ‘que ni pintado’ en primera instancia, y en segunda, pintiparado? No es trabalenguas, RAE, es ocupar vuestro tiempo en algo). Porque estoy segura de que a esa mujer tanto le tiene –que diría un castellano gallego- armar kurdos que armar, pongamos por caso, a Guanyem, Podemos, IU, Equo, Corriente Roja, Red Roja… en fin, a quien le plegue. E imagínense la que podrían armar Iglesias, Monedero, Errejero, Colau, Nines Maestro y resto de duros activistas con montañas de misiles alemanes antitanque, ametralladoras, fusiles de asalto y lanzagranadas, poniendo firme al PP para que retire A Lei do Porco de Rajoy. La mayor parte del resto de partidos, por armas y armas que nos enviara Merkel, se limitarían a seguir  largando en el mismo plan de siempre, que si yo no las toco, tío, no sea que… que si cógelas tú primero, anda… o que si americano el último. Son una pandilla de bocazas inmovilistas medio homófobos, muy capaces de dejarse acoquinar antes de formar un frente popular, o ya veríamos cómo llamarlo, en asambleas y demás.

Armada, pues, toda la oposición, se podría, y se debería, obligar a Rajoy, no ya solo a retirar una ley que parieron a medias PP y FAES (¿ya habrá salido en el BOE?) en pleno brote esquizoide o conjuro a varias voces, sino obligarlo a la primera maldad que se nos pudiera ocurrir, pura pedagogía para los que llegaran después. Como Martin Luther King, hoy tengo un sueño… Bueno, confieso que no es de hoy, sino desde el principio de los tiempos de Rajoy en el poder, casi tres interminables años. Sueño con metamorfosearlo en el don Álvaro del Duque de Rivas, duque que, como debieran saber, fue Presidente de Gobierno durante un par de días -¡del 17 al 18 de julio de 1854!, si la Wiki no me traiciona-. Esa misma brevedad en el cargo y el ser autor de un pedazo de drama romántico en tiempos muy difíciles, exijo solemnidad y libertad romántica, convierte en ideal a su personaje. Sueño con que, como don Álvaro, previa declaración alta y clara de principios e intenciones, recuérdenlos: «¡Infierno, abre tu boca y trágame! ¡Húndase el cielo, perezca la raza humana! ¡Exterminio, destrucción…!», se arroje a los abismos infernales para no volver a verle la jeta jamás de los jamases. Y aunque sé que piensan que cumplir su palabra Rajoy resultaría más difícil que calzarle un esmoquin a medida a Pablo Iglesias, y que, por lo tanto, ni Dios iba a lograr que el soplagaitas gallegas se hundiera en el Averno por voluntad propia, exijo también nuestro derecho a empujarlo. Y no ya solo pola lei do Porco, no, por haberse escondido y por esconder la corrupción de su partido, y la de tantos otros, detrás de las faldas de Bárcenas, tiempo ha missing de la prensa incluso el nombre, por comecirios, por hipócrita, por tartaja, por no entender su propia letra, por pelota con la cancillera alemana y con el poder financiero en general, por torpón, por comandar un partido de extraterrestres asusta niños, asusta mozos y asusta ancianos. Y por gallego, que hai unha chea deles que nos fan pasar ós demáis por moi mala xente e máis por ladróns.

 

P.S. Inicialmente, redacté este texto en gallego. Pero enseguida consideré que ciertos lectores, en especial lectoras por el mundo, apenas se iban a enterar. Así que lo traduje, aun perdiendo el rumor de una lengua que parece hecha para hablar de fulanos tipo Rajoy, no para que la hable, que ni podría, ni le conviene, ni queremos los gallegos que otro túzaro e pisamainiño españolista por medro personal la utilice. Explicar con detalle todo eso me costaría otra entrada y en València hace tanto calor, que han tenido que suspender las clases, iniciadas mucho antes de que los chicos se cambiaran el bañador por ropa adecuada. Según la consellera d’Educació del PV, Mª José Català, la misma que ordenó el adelanto de fechas -y aquella de la famosa intervención: “En primer lugar, pediros disculpas por si en algún momento me paso al valenciano, pero es mi lengua materna y TENGO ESE DEFECTO. Si lo hago, me perdonáis, ¿eh?”-, “El Consell no es responsable de la climatología” (?!) ¿Ven qué pasa, cuando se habla una u otra lengua por obscuras e interesadas razones? Pero, al margen de las lenguas, ¡qué burras sin más son sus señorías en general, Cristo!

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s