Un manifiesto se opone a que Rajoy negocie con la Generalitat: ¿Saben aquel que diu…?

 

La prensa lo cuenta aproximadamente así, aunque, es natural, cada uno de los diarios arrima el ascua a su sardina como malamente puede, y digo malamente, porque el asunto es feo en sí, y así hay que reconocerlo: La plataforma Libres e Iguales, constituida este martes frente a la Puerta de los Leones -consta que uno de ellos al menos posa con la mitad de sus atributos- del Congreso de los Diputados, aboga por “rechazar cualquier negociación” con los nacionalistas catalanes. Así lo expresó la diputada del PP Cayetana Álvarez de Toledo, encargada de leer el manifiesto en nombre de los más de 50 firmantes -intelectuales y escritores, en efecto, eso dicen, curioso lector-, en un contexto en el que el Presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, está pendiente de cerrar la fecha de la reunión con el Presidente de la Generalitat, Artur Mas. Se muestran muy disgustados por el hecho de que vayan a dialogar Rajoy y Mas, o más bien, aspiran a que, de haberlo, diálogo, sea lo más transparente posible, es decir, que no quepa traición a los nacionalistas españoles por parte del primero. No lo dicen así de llano, cierto es, pero se colige, y si no, díganme qué colegir, salvo que alguien haya tenido una, llamémosla, feliz idea, ese tipo de idea feliz de la que se nutre este país para ir haciendo historia a poquitos, y el resto se haya ido sumando a lo tonto a la tontería.

Es muy posible que toda esa gente, harta de conocer la sensibilidad y la bonhomía del PP, muy en especial las de Rajoy, para con el hecho diferencial -¿quién no querría ser diferente y desmarcarse de absolutamente todo cuanto fue ocurriendo desde antes del principio de los tiempos en que comenzó su andadura como nación esta nación?-, tema que Mas pueda embaucar a Rajoy, que este llegue incluso a dialogar en catalán, esa lengua rarísima que habla gente más rara aun, y que, qué duda cabe, aspira, no solo a catalanizar España, sino tal vez parte de América Latina, en concreto y por ejemplo, a Venezuela y Cuba, aprovechando que ambos países se manifiestan profundamente disgustados por el hecho de que, cada vez que ciertos individuos del PP, del PSOE o de sus interminables medios de comunicación, quieren descalificar o insultar a alguien, lo llaman venezolano, cubano, castrista, chavista o bolivariano, y cierto, también proetarra, pero proetarra cuela bastante menos porque de ETA y del estado de la cuestión sabemos bastante más que de Simón Bolívar.

Para hacerme con una lista lo más completa posible de esos quijotes que, espontánea y libremente, se alzaron en pie de guerra para salvarnos de la pérfida Catalonia, tuve que viajar tanto por internet, que al darla por finalizada, ordenándola alfabéticamente incluso para que puedan buscar con comodidad entre ellos a aquellos a quienes sospechan encendidos patriotas de a lo suyo, no solo se me había acentuado el profundo desprecio que me inspira un Mariano Rajoy, pero desde aquellos tiempos en los que militaba en la oposición, necesitado de tales huestes a su medida, sino el otro, el tremendo y tan ancestral por el monolingüe, monocorde y romo nacionalismo español, padre y madre de todos los nacionalismos que en España hayan sido, sean y puedan aún llegar a ser. Estoy segura de que les sobra recorrido biográfico a los más de ellos, como a ustedes información al respecto, pero para aquellos nombres que no les suenen, que les sepan a poco, o les sepan a nada, no duden en recurrir de inmediato a la familia, a los amigos, al vecino, a la wikipedia, al obispado, bajarse al moro si preciso fuere; el resultado es asombroso. Ya verán cómo en lo que concierne a la ambicioncilla personal no les defrauda uno, tampoco en las razones que, un buen día y casi sin saber por qué, los llenó de santa cólera y de resentimiento a la vez, cólera y resentimiento con los que, precisamente, acuden raudos a salvarnos, a los españoles y aun incluso a los catalanes secuestrados en Catalunya, de las garras del perverso catalán.

Traten, eso sí, de no preguntarse ni de coña dónde estaban todos estos cuando los líos verdaderamente gordos, por qué no nos salvaron entonces, o por qué no nos salvan ahora, al menos a modo de gesto, o de conato de gestecillo, de alguna de las extraordinarias miserias que nos llegan específicamente del PP, o de la mano del PP, dentro como allende fronteras, y quede muy claro que con lo de allende fronteras no me refiero solo a la UE, el BCE y el FMI, sino, entre otras, a los paraísos fiscales, a sus frecuentadores y a otras obscenidades criminales que sobra enumerar -los chiquillos las aprenden en el seno de la familia antes de empezar el cole-, así como de la indecencia por de dentro de un aparato judicial, tan mediados sus atributos como los del león de la puerta del Congreso de los Diputados. Sobre los atributos en general de los diputados y firmantes varones del manifiesto -son los más-, me abstengo, y conste que me abstengo por temor a la fiabilidad de las fuentes de que dispongo en este momento.

LISTA DE SALVAPRESIDENTES Y ARRIMA-ASCUAS A SU SARDINA:

Cayetana Álvarez de Toledo

Ramón Arcusa

Eduardo Arroyo

Aurelio Arteta

Isabel Azcárate

Félix de Azúa

Carlos Belmonte

Isabel Benjumea

Roberto Blanco Valdés

Albert Boadella

Juan Bonilla

Jorge Bustos

Dolors Caminal

Jacobo Elosua

Arcadi Espada

Carlos Falcó

José María Fidalgo

Alfonso Galindo

José Luis Garci

Ricardo García Cárcel

Pedro García Montalvo

Daniel Gascón

David Gistau

Ramón González Ferriz

Andrés González López

Santiago González

Carlos Herrera

Felipe Hernández Cava

Carmen Iglesias

Federico Jiménez Losantos

Jon Juaristi

Carmen Ladrón de Guevara

José María Larrea

Joaquín Leguina

Teodoro León Gross

Abelardo Linares

José María Martín Patino

Jorge Martínez Reverte

Rocío Orsi Portalo

Ángeles Pedraza

Xavier Pericay

Miguel Ángel Quintana Paz

Nicolás Redondo Terreros

Javier Reverte

Ramón Rodríguez

Javier Rupérez

Óscar Sánchez Alonso

Fernando Sánchez Dragó

María San Gil

Fernando Santiago

Fernando Savater

Felipe Serrano

Juan José Solozábal

Adolfo Suárez Illana

Hermann Tertsch

Gabriel Tortella

Andrés Trapiello

Enrique Ujaldón

Mario Vargas Llosa

 

“Mal de llengua”. Quico Pi de la Serra.  (“Oiga, democráticamente hablando… ¿en castellano no sabría una?”)

https://www.youtube.com/watch?v=tehpR7KlVXE
Aquí, el marqués de Vargas Llosa, peruano al que se le concedió la nacionalidad española en 1993, explicándose ante cámaras amigas. “Hay que movilizarse”, dice, entre otras, el buen hombre. Ayer estaba como perdido, pero acabo de encontrarlo, de ahí que lo incluya hoy, día en que, por fin, empiezo a razonar como razonan los más de entre los más lúcidos, con esa misma lucidez, quiero decir… En fin…

https://www.youtube.com/watch?v=NcDLacn_Yqc

 

Anuncios

2 comentarios en “Un manifiesto se opone a que Rajoy negocie con la Generalitat: ¿Saben aquel que diu…?

  1. Es sorprendente que este artículo esté escrito hace más de tres años; su vigencia y actualidad son muy reveladoras de que el conflicto presente viene de lejos. Y claro, ahora hablan de “dialogar”. Y aún engañan a bastante gente. Un cordial saludo

    Me gusta

    1. Parece que de tan, tan lejos, como siglos dándole, dándole, más que a la cuestión, a los catalanes, y ‘dar’ en el sentido de ‘dale que te pego’ con el maldito catalán, ciudadano como lengua y cultura, en el de acometerlo con furia, golpeándolo con todo tipo de arma e instrumento de persuasión, material y no, y con consecuencias, males y daños para esa criatura mediterránea y fina, de bastante mayor envergadura que la que imagina quien cuelga su banderita en el balcón o quien ordena que las campanas de las iglesias volteen alegres, tal que ocurrió estos días, porque presintieron otra tanda de golpes al catalán.

      En cuanto a lo de engañados, José Vicente, ¿lo crees de verdad? ¿Que están engañados en relación a lo que se dio en llamar ‘conflicto catalán’, que, en realidad, es uno de los múltiples y ancestrales conflictos de España? Yo, no, creo que fingen el engaño, y casi siempre por miedo a que algo relacionado con su vida -con frecuencia, si no muelle, de ‘ir tirando’-, se mueva, por sanchopancismo, pues, o sencillamente porque la pertinacia y terquedad, es decir, la obstinación, tan del humilde y sufrido asno como inherente al ‘energumenismo’ español, les nubla la vista para toda cosa que exija una mínima sensibilidad en las entendederas o partes nobles.

      Un cordial saludo y un beso, soy generosa de nacimiento 🙂

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s