“Ignacio Ramonet y la memoria de Hugo Chávez”

 

Texto, título y entradilla, de Abelardo Muñoz  (Cartelera Turia,  11 – 17 abril 2014)

EL DIRECTOR DE “LE MONDE DIPLOMATIQUE” HABLÓ DE VENEZUELA EN LA NAU

«El día después de que el gobierno venezolano detuviera a tres generales, presuntos golpistas, el periodista Ignacio Ramonet aterrizó en el Paraninfo de la Nau para aclarar malentendidos. Un público interesado en ver como se puede desmontar la tendenciosa información que los medios españoles* están dando sobre la situación política en la hermosa y hermana Venezuela.

El director de Le Monde Diplomatique, autor de una biografía sobre el desaparecido Hugo Chávez, no defraudó. Puso, de nuevo, los puntos sobre las íes, como hace el periódico que dirige, referente internacional de reporterismo riguroso. Un heroico tabloide muy interesado en denunciar las rapacidades capitalistas en los países del Sur. Presentado por el Vicerrector de Cultura e Igualdad, y ante las preguntas de su colega Ferrán Montesa, el periodista habló de su libro y trató de enderezar entuertos y desmontar falsedades en torno a la experiencia socialista del país de Bolívar. “España es el país más hostil del mundo respecto a Chávez. La dificultad histórica que ha tenido el expresidente es que se rebeló contra Carlos Andrés Pérez, un socialdemócrata que apadrinó al PSOE”. Con este lacónico enlace de información la audiencia pudo atar cabos.

Ramonet es buen conocedor de la realidad venezolana, y se podría decir que es un experto en geopolítica americana. “Comencé a escribir reportajes sobre Venezuela desde los años setenta”, dijo. Y desgranó evidencias como cuentas: “Chávez es el primer progresista latinoamericano que llega al poder por las urnas, después de Salvador Allende. Tuvo un problema: el racismo. Fue un milagro social. El que un mestizo, un niño pobre de Los Llanos, llegara al poder y en diecinueve elecciones democráticas solo perdiera una.”. En Venezuela y en muchos otros países latinoamericanos, recordó el escritor y politólogo, la elite gobernante siempre ha sido blanca y eso ha comenzado a cambiar.

Ramonet ha escrito un libro sobre Fidel. En realidad son amigos. Este veterano periodista es un hombre muy bien recibido en las cancillerías latinoamericanas. Para los progresistas europeos, seguidores de la línea de izquierda, no socialdemócrata, de su mensual, es “nuestro hombre, no en La Habana, sino en América Latina”. La del futuro, la que está dejando de ser ese patio trasero, con tanta sangre, sudor y lágrimas.

La sesión se animó inesperadamente cuando una venezolana no chavista lanzó una andanada contra el régimen de su país, y trató de desmentir a Ramonet, señalándolo, no sin cierta lucidez, “de la elite socialista”. Fue entonces cuando el reportero marxista sacó toda su artillería y dejó muda a la contra. “La campaña de inseguridad que pregonan los periódicos* que ustedes leen trata de desacreditar a la revolución. Ustedes hablan de violencia y de barricadas, pero yo vengo de allí y las barricadas están en el barrio rico de Callao; para que aquí se hagan una idea, es como si aquí nos hablaran de las barricadas de Serrano. Antaño, si te parabas en un semáforo de Caracas, decenas de niños te pedían; el gobierno bolivariano hizo desaparecer eso. Todas las estadísticas y testimonios admiten la espectacular reducción de la pobreza en el país.” Los beligerantes americanos enmudecían por momentos, aunque hubo intentos de convertir el acto en un tumulto político. El vicerrector llamó al orden. Ramonet prosiguió, implacable: “¿Qué propone Capriles? Pues nada menos que el programa chavista; punto por punto: subvenciones, médicos cubanos, reformas… hasta se toca con la boina y viste como el expresidente”. Y luego, el tiro de gracia: “Chávez cambió de tal manera la visión de las cosas en Venezuela, que no se puede hacer política en ese país sin el chavismo”. El público, aliviado, aplaudió a rabiar».

*Nota de dissidens.org

Uno de los periódicos más obsesionados con la cuestión venezolana es El País, esa desvergüenza, desvergüenza por el tratamiento de la información -en general, no solo en este caso, el de Venezuela-, por cuanto tergiversa o calla, que es prácticamente todo de cuanto andamos necesitados en estos tiempos de guerra solapada, y desvergüenza por la tibieza de sus opinadores en relación a los asuntos más en carne vida, de entre los cuales, me gustaría nombrar, por méritos ganados a pulso, por la confianza que suele inspirar, a Iñaki Gabilondo -”La voz de Iñaki Gabilondo”-, es decir, por alertar a su parroquia de devotos, que no solo se comen lo que les eche, sino que, encima, le dan palmaditas de agradecimiento en la espalda. Apesta, sí, a tibiezas de sacristía. En ese sentido, la tan denigrada caverna me resulta infinitamente menos antipática, no se disfraza de nada, van de necios payasos negadores de cualquier evidencia, se limitan a decir que el miércoles es domingo como infantes tercos a lo suyo, carecen de peligro alguno. Estos otros, no, lo tienen, en especial para los incautos de moral cambiante, asegún les cuenten las cosas y asegún se las mastiquen siempre otros, de los que dependen desde que nacieron.

Aunque a estas alturas y en términos generales, los fines que persigue ese diario son peligrosos -como acabo de decir- solo para despistados o incautos de bachiller superficial y rápido, y ello es de obviedad tal, que basta con leerlo, y en ese sentido, debiera sobrar esta nota que, sin embargo, va dirigida esencialmente a quienes amaron y se habituaron a tratar con aquel periódico que fue, civilizado, y que tal vez, como en el matrimonio, se resisten aún al desamor y al divorcio.

Recordarles, por ejemplo, que inmediatamente después de que Luis el Cabrón, extesorero de La Banda, le hubiera contado al juez Ruz que la misma, no solo tenía caja B a nivel nacional, sino que además había contabilidades paralelas en todas las provincias y regiones de este país que recogían ‘donativos’ para financiar sus gastos electorales, que esa caja B la controlaban él mismo y Álvaro Lapuerta, que la supervisaban los secretarios generales de dicha Banda y estaban al tanto de ella sus presidentes, es decir, Aznar y Rajoy, y de que, a preguntas de las fiscales del caso Gürtel, asegurara incluso que las contabilidades paralelas en todas las regiones existían al menos desde 1990 -cuando él mismo heredó la caja B nacional de manos de otro extesorero de dicha Banda, Naseiro, detenido por presunta financiación ilegal del partido-, el primer titular, en Opinión de El País, fue: “Un gesto de firmeza: Susana Díaz frena una entrega discrecional de viviendas a un colectivo de okupas”.

Y en el gran teatro español, en el patio de butacas, anfiteatro, palcos, gallinero, taquilla, guadarropía, así como en el ambigú, entre bambalinas, en taquillas y oficinas, etc., el público, los actores, los trabajadores y los mendigos de la entrada, todos a coro estallaron en una gran carcajada de desprecio ante el espectáculo cobarde del esperpento representado por El País, por los medios en general, que así celebraban, con el silencio propio de la consagración y postrados, a La Banda, es decir, a sus amos.

Por eso, quizá, es tan bueno dormirse con otras nanas, por ejemplo, con esta:

https://www.youtube.com/watch?v=ajQ2n48oMko

La propia Turia, esta vez por boca de Cocoliso -El huevo de Colón-  en “¡Aquí hay petróleo!”, dice respecto a Venezuela y dice respecto a El País:

NUNCA nos han gustado los gobiernos populistas, pero si han surgido de las urnas, elegidos democráticamente, hay que respetarlos, aunque se le haga la máxima oposición por medios pacíficos. Este principio sirve actualmente para el gobierno que preside Nicolás Maduro en Venezuela, del que nadie niega sus errores y tendencias autoritarias.

HAGAMOS memoria reciente. Tras el fallecimiento de Hugo Chávez, la oposición agrupada en la Mesa de la Unidad Democrática, presidida por Henrique Capriles, creyó que finalmente iban a ganar las elecciones presidenciales del pasado 14 de abril de 2013 contra el nuevo candidato del Gran Polo Patriótico, Maduro.

SIN EMBARGO, obtuvo más votos el sucesor de Chávez, aunque solamente fueran 224.742, en un proceso validado internacionalmente. Las próximas elecciones para elegir presidente serán ya en 2019, una eternidad para una parte de la oposición que lidera intereses económicos rastreros, ajenos al bienestar de los ciudadanos venezolanos.

POSTERIORMENTE, los opositores echaron toda la carne en el asador de las elecciones municipales del pasado mes de diciembre de 2013. Pero esta vez el partido gubernamental obtuvo mayor ventaja, un 49’2% contra un 42’7% de la oposición, unos 700.000 votos de diferencia, obteniendo 196 alcaldías frente a las 53 de la Mesa de la Unidad Democrática.

Y CURIOSAMENTE,  nada más finalizar las navidades, comenzaron las manifestaciones y protestas de los barrios más pudientes de Caracas. Por cierto, es difícil ver entre los que protestan a hombres y mujeres de raza negra.

NO DUDAMOS de las razones para protestar de muchos ciudadanos ante los problemas por los que atraviesa el país, pero da la impresión de que, tras no conseguir el poder en las urnas, existen muchos grupos con intereses en dicho país (es el número cinco en la exportación de petróleo y el primero con mayores reservas del mundo) para entrar en una nueva etapa.

SE TRATARÍA de la fase de la violencia para crear una nueva situación insostenible que justifique un golpe de Estado militar. Somos zorros viejos y recordamos muy bien lo que ha sucedido históricamente en muchos países latinoamericanos; sin ir más lejos, el levantamiento armado contra el gobierno legítimo de Salvador Allende en Chile de 1973, que derribó al gobierno de la Unidad Popular.

LO QUE más nos duele es que un diario como El País esté contribuyendo de forma importante a desprestigiar al gobierno chavista, como hizo en su momento en Chile el derechista periódico El Mercurio. Y lo hace, no por motivos ideológicos, sino porque tiene intereses económicos, porque el grupo Prisa (que ahora depende económicamente del fondo de inversión Liberty, con muchos intereses en Latinoamérica) quiere penetrar en nuevos mercados con sus cadenas de radio, editoriales y periódicos.

SIN ir más lejos, entre el pasado sábado 5 y domingo 6 de abril, El País dedicó a los conflictos de Venezuela cuatro páginas. Hasta el líder de la oposición Henrique Capriles, se ha distanciado de los desmanes de la calle, afirmando: “Vengo de una familia de del gueto de Varsovia. No creo en la violencia”.

AHORA El País le da cuartelillo a un tal Leopoldo López, presidente de Voluntad Popular, actualmente en prisión, acusado de ser uno de los líderes de las revueltas callejeras, publicando en primera página una “emocionante” carta desde la cárcel. La vía Capriles ya no sirve a los intereses del juego.

LÓPEZ, formado en el Kenyon College de la Universidad de Harvard, participó en el golpe de Estado de 2002 que estuvo a punto de derribar a Hugo Chávez. Fue clave en el arresto del ministro de Interior y Justicia, Ramón Rodríguez, por lo que fue procesado, aunque una amnistía de Chávez en 2007 archivó el caso.

MUCHOS todavía añoran al “socialdemócrata” presidente Carlos Andrés Pérez, amigo personal de Felipe González, bajo cuyo segundo mandato, 1989-1993, reprimió con el ejército las protestas populares, con un balance de 276 muertos, según cifras oficiales, y la posterior aparición de fosas comunes con decenas de más muertos, además de 2000 desaparecidos.

POSTERIORMENTE, fue condenado por malversación de caudales públicos, 17 millones de dólares desviados para financiar a la conservadora Violeta Chamorro, convertida en presidenta de Nicaragua. Y todavía hemos tenido que escuchar a algún tertuliano decir que Venezuela, antes de la llegada de Hugo Chávez, era un país muy tranquilo…

 

Anuncios

Un comentario en ““Ignacio Ramonet y la memoria de Hugo Chávez”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s