Las víctimas del PP

 

Parece que el PP y buena parte de sus víctimas -el PP solo deja víctimas a su paso, víctimas de todo tipo y color, así como de toda violencia, física como metafísica o moral-, no solo están en desacuerdo con la reciente sentencia del Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo, sino que perseguirán sin tregua, a modo de jauría hambrienta, traíllas fuera, a todos aquellos que, por haber cumplido su deuda con la sociedad y con la justicia en la forma y el tiempo que se considerara, estén gozando ahora de una libertad a la que se oponen abiertamente. El PP como sus víctimas, entiéndase.

Consideremos una muestra ejemplificadora, pero tengo entendido que la jauría tiene aun otros objetivos, aparte los muy loables de lograr que los ciudadanos españoles, por más rectores que sean, lo que supone previamente el ser catedrático, y por ello, antes, licenciado universitario y doctor, se genuflexen, incluso sin habérselo exigido el PP, sugerido siquiera al oído, vía móvil, sino a voluntad propia, para así, no solo pasar a engrosar, prietas las filas, los ejércitos de víctimas a las que estoy refiriéndome, sino, esencialmente, por bajarse los pantalones el primero. De la noticia o muestra, da cuenta la siempre modélica prensa, no cuarto poder, uno con el PP, de que gozamos en este país, en forma de información a secas, y ello debido a que no he querido ver opinión alguna acerca del hecho por sobrellevar el puente al gusto de las ánimas benditas, tranquilita. He aquí, pues, la noticia de la epopeya del rector de la Universidad Jaume I de Castellón, no vayan a ignorarla cuando sean ancianos con la tranquilidad con la que ignoran los bachilleres actuales -y los doctorandos y los doctores- la Odisea, la Eneida, el Mahábharata o La Araucana.

Meollo de la cuestión: La Universidad Jaume I de Castellón ha decidido expulsar a los organizadores de un acto-conferencia en el que iba a intervenir el cantante de KOP y excolaborador de ETA, un tal Juanra. El rectorado propondrá en el Consejo de Gobierno la apertura de un expediente disciplinario a los organizadores de dicha acto, a los que impondrá una dura sanción, la cual, en el caso más grave, podría implicar desde la expulsión temporal a la expulsión definitiva de la Universidad, o bien la pérdida del derecho a examen de los estudiantes encausados (respecto a clavarles astillitas en las uñas y demás al uso, no hay declaraciones de momento). Eso sí, el rectorado, antes de que se les encause, ha de abrir un proceso para identificarlos, quiero suponer que por desafío al sentido común, a la decencia, a la razón, a los mandamientos de la ley de Dios y al coste de la matrícula que abonaron sus papás. Los buscará sin caer en el desaliento entre los miembros del Front d’Estudiants per la Universitat Pública (catalán, universidad y estudiantes solo para empezar pinta horrible, no me gustaría estar en su pellejo), que se anunció como organizador del acto, después de que el rectorado censurara -bueno, censurara y no, un académico y antiguo sí pero no, o id haciendo que ya veremos- la charla propuesta. El Front d’Estudiants criticó “la censura y la criminalización” y aseguró estar “muy orgulloso de un acto, de entre diez, sin incidentes y en el que no se entró a la provocación de la extrema derecha que vino a increparnos”. El Front está intentando recoger apoyos de partidos políticos y otros colectivos para poder defenderse de las acusaciones. La tan polémica conferencia tuvo lugar la semana pasada y, a pesar de que el rectorado la prohibió porque, a su leal saber y entender, podía generarse una situación de inseguridad, posibles altercados entre los grupos de extrema derecha y los de extrema izquierda -estos últimos, bien lo sabemos, los en verdad radicales, gentecilla de orígenes proletarios siempre subversiva-, que fuera a dividir el puño que suelen ser los estudiantes universitarios de Castellón… en realidad esto no lo sé, lo del puño, digo… como los fascistas, dejé correr la lengua por caminos trillados et caetera et caetera, es decir, la retahíla de frases hechas cuando se tienen los pantalones por las rodillas. Vean, si no.

El sí pero no, o el no remilgado: El rectorado alegó en todo momento que NO prohibía la charla por el pasado de Juanra, quien había cumplido cinco años de condena por colaboración con ETA. NO OBSTANTE, PESE A QUE insistió en su apoyo a la libertad de expresión y a la reinserción de presos, CON TODO, concluyó que la conferencia de Juanra en el campus universitario durante la Semana de Bienvenida “rompía la armonía y podría herir sensibilidades”. (Levante EMV, 31/10/2013). El Consell d’Estudiants asumió la censura del acto, pero el Front d’Estudiants, con mayoría en el Consell, respondió que organizaría la charla con fondos propios, no con los de la Universidad. O sigui, el rectorado prohibió pero el Front siguió adelante. Momento en que el rector, acollonat, se dijo: ¡Voy a hacer una piña con el poder, joder, no sea que…!

En fin, insisto en que lo que acabo de relatar es una acción más de entre la ristra de ellas que llevarán a cabo el PP, las víctimas del PP y los allegados, es decir, los que pasaban por allí y se les allegaron para acrecer los exaltados ejércitos y sus intereses. Porque no es todo. Así, consta, según ABC del 24 de octubre, que en Donostia -Donostia es San Sebastián… ¡pero en euskera, ojo!-, el delegado del Gobierno en el País Vasco anda olisqueando a ver cómo se las apaña para impedir las ayudas a expresos que el Ayuntamiento de San Sebastián, ¡de Bildu!, parece que les concede. Dicho delegado, Carlos Urquijo, tachó de “inadmisible” que el Ayuntamiento subvencionara a Harrera Elkartea con unos mil setecientos euros, asegurando que usará “todos los instrumentos del Estado de Derecho” para evitarlo (ignoro si en adelante o, con carácter retroactivo exigirá que se devuelva la pasta y la intención, sin duda, mala). Ese dinero proviene del negociado o área de derechos humanos del Ayuntamiento que está presidido por Juan Karlos Izagirre, y son recursos destinados a sufragar las actividades de asociaciones que fomenten la paz y la convivencia. Con todo, Urquijo ha pedido por escrito al alcalde todos los antecedentes del acuerdo de la Junta del Gobierno Local por el que se resolvieron dichas ayudas, y el consistorio tiene ahora un plazo para responder con el acuerdo y la correspondiente documentación adjunta. Urquijo: “No es de recibo que se esté exhibiendo un respaldo institucional a quienes han pretendido destruir el estado de derecho y ocasionado un daño irreparable al País Vasco por apoyar el terrorismo de ETA”. Más, dijo más, esa especie de frases concatenadas que se esperan como el chaparrón que sigue a los goterones iniciales y espaciados: “Nos mueve el cumplimiento de la Ley e impedir que se burle la misma. De ahí que vayamos a poner todo el celo en investigar la legalidad de las ayudas otorgadas a Harrera Elkartea desde el Ayuntamiento de la capital donostiarra”. Quiero suponer que, cuando todos estos pequeños gestos de humanidad con aquellos que, porque ya cumplieron sus condenas, están en la calle disfrutando una libertad siempre sospechosa, hayan consolidado, se les niegue o corte de raíz el derecho a subvención o ayuda de clase alguna, y además, el pan, la buena salud, la estúpida hipótesis de su existencia… y los buenos días.

Pero vayamos con la Cartelera Turia, suele decir todas estas cosas a lo Turia. El próximo año cumplirá medio siglo. Gràcies, Turia.

 

 

Testigo de cargo: ¿Hay clases entre las víctimas?

Alfons Cervera. Cartelera Turia.

 
Pájaro que vuela, enseguida a la cazuela. Así son ellos. Así es su limitada vocación por la demagogia y la mentira. Por el cinismo. Son los artistas del cinismo. Los números uno. Los no va más. Los sin entrañas. Los que aprovechan lo que sea para engordar sus ganancias. Sus ganancias en la economía, en la política, en lo que sea, en todo. Pájaro que vuela, enseguida a la cazuela. Cuando ven venir alguna bandada, no pierden el tiempo y se ponen a orquestar la cacería. Lo aprovechan todo. Saben que la situación económica de España no va a cambiar en muchos años. Saben que el paro no va a bajar en muchos años, y menos aun con las medidas truculentas que adoptan desde el gobierno. Lo saben todo. Pero ellos se acogen a un leve indicio de mejora en términos macroeconómicos y lo aprovechan para jurar que ya estamos en el buen camino, que los tiempos mejores los tenemos a la vuelta de la esquina, que de aquí a nada volveremos a ser los reyes del mambo. Mienten como bellacos. No se les atragantan las palabras cuando mienten. Ni se les hiela la risa en los labios cuando sueltan sus burlas en las instituciones y en las pantallas de la televisión.

Ahora mismo es lo que están haciendo con la doctrina Parot y la sentencia del Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo. Han levantado la escopeta y disparado contra esa sentencia. Las penas de reclusión, por terrorismo o por lo que sea, están sujetas a la ley. Y cuando estas penas se cumplen, la ley también hay que cumplirla. Así de sencillo. Pero parece que no. Una vez más, el PP está dispuesto a convertir este país, no solo en un país arruinado, sino ilegal. Otra vez la demagogia y el cinismo. Las víctimas de ETA, o cualquier otra víctima, no pueden ser moneda de cambio a la hora de legislar. El dolor no legisla, se vive hacia dentro, se nos enrolla en las tripas, nos llena de rabia: pero no legisla. Los muertos son irrecuperables físicamente, solo los volvemos a la vida cuando los recordamos. Esos muertos no pueden ser, nunca, nunca, mercancía obscena en ninguna negociación. Pero ya están el PP y la AVT dando la murga, amenazando por aquí y por allá, gritando que se pudran en la cárcel los asesinos de cualquier especie, aunque eso sea ilegal. Una vida segada y además de forma tan brutal escapa a los sentidos. Pero estar en la cárcel cerca de treinta años tampoco entra en ningún entendimiento, solo en el de la ley y la justicia. Por eso me sorprende leer y escuchar que a los terroristas de ETA les salen gratis las muertes que ha causado. ¿Casi treinta años de cárcel es salirles gratis? Puedo compartir el dolor que sufre cualquier víctima, pero nunca compartiré el aprovechamiento interesado de ese dolor. Y los del PP se las pintan solos para hacer eso y mucho más. La ley del talión ya hace tiempo que se quedó sola en las películas del Oeste.

He oído decir a Alberto Fabra que él siempre estará al lado de las víctimas, “de todas las víctimas”, insistió. Decía eso para criticar al Tribunal de Estrasburgo. Y me entraron ganas de preguntarle si también está al lado de las víctimas republicanas que aún duermen en las cunetas desde que se acabó la guerra. No sé si el señor Fabra también se refería a las víctimas de Billy el Niño, el policía acusado de torturar, algunas veces hasta la muerte, a hombres y mujeres de izquierdas durante la dictadura y la transición. Por cierto, si ahora piden los de Rajoy que se revisen los acuerdos del Tribunal de Estrasburgo, no estaría mal que la izquierda exigiera la revisión de la Amnistía de 1977, una ley vergonzosa que puso en plano de igualdad a los torturadores y asesinos franquistas y a los encarcelados y torturados antifascistas en todos aquellos años. Y ya para terminar: no sé por qué el presidente Fabra, tan cerca de “sus” víctimas, no ha tenido el coraje de estar al lado de las víctimas del accidente del metro, un accidente que dejó hace siete años 43 muertos y 47 heridos en los túneles oscuros de Patraix… No tienen entrañas esos del PP. Cazan al vuelo los pájaros que se les cruzan en el camino, les disparan con una tranquilidad que aterra. Qué mierda de gente. Qué mierda.

 
El huevo de Cocoliso: La eterna manipulación política del terrorismo. Del mismo número de Cartelera Turia

 

EL TERRORISTA de ETA iñaki Bilbao comenzó a cumplir una condena de 52 años de prisión el 6 de julio de 1983 por pertenencia a banda armada. En 1992, él y siete etarras más participaron en una huelga de hambre en la prisión Puerto de Santa María (Cádiz), organizada para pedir su reagrupamiento.

SU “evolución positiva, puesta de manifiesto en el rechazo de los postulados de la banda terrorista y el abandono de los planteamientos que lo llevaron a delinquir”, según la dirección de Instituciones Penitenciaria, llevó al gobierno de José Mª Aznar a trasladarlo desde la cárcel de Tenerife a la de Almería, con otros quince militantes de la banda, siendo ministro de Interior Jaime Mayor Oreja.

TODO ello, a pesar de que durante su estancia en la prisión de la isla le dio una paliza a un recluso por lamentar la muerte del concejal del PP Miguel Ángel Blanco. asesinado el 12 de julio de 1997.

IÑAQUI BILBAO GOIKOETXEA, Basur, salió de la cárcel en septiembre de 2000, con Mayor Oreja todavía de Ministro de Interior, cuando había cumplido casi 18 años de los 52 a que había sido condenado. Estaba tan arrepentido, que, dos años después, el 21 de marzo de 2002, asesinó a Juan Priede, único concejal socialista del Ayuntamiento de Orio (Guipúzcoa).

ESTE hecho sucedió unos días después de que Eduardo Madina, dirigente de las Juventudes Socialistas de Euskadi, sufriese un atentado con una bomba lapa en los bajos de su automóvil, que le provocó la amputación de la pierna izquierda a la altura de la rodilla.

TRISTEMENTE famosas son las imágenes de Iñaki Bilbao, con el rostro desencajado y su mano derecha haciendo de pistola, gritándole al presidente de tribunal de la Audiencia Nacional, Alfonso Guevara: “Te voy a arrancar la piel a tiras, cabrón. Ven si tienes huevos. El día que te eche mano te voy a meter siete tiros”.

Y A BALTASAR GARZÓN, que estaba presente, le espetó: “Pienso cumplir lo que te dije, cabrón. No me olvido de ti, fascista. Estate seguro de que te voy a dar en la cabeza. Vas a acabar como Carrero Blanco”.

ESTE juicio era por amenazas terroristas contra el juez Garzón en otra comparecencia que tuvo en la Audiencia Nacional. Finalmente, el etarra fue condenado a otros 45 años de prisión, más otros años acumulados en varios juicios por amenazas.

RECORDAMOS estos hechos (hay muchos más) por toda la movida del PP en la oposición -en connivencia con determinadas asociaciones de víctimas- contra los gobiernos de Zapatero, mientras miraban hacia otro lado ante los intentos de Aznar de llegar a un final dialogado con ETA.

EN LA reunión que mantuvieron en Zurich el 19 de mayo de 1999, los tres negociadores de Aznar se reunieron con el jefe del aparato político de la banda, Mikel Albizu, Antza, y Belén González Peñalba, Carmen.

INCLUSO dos años antes, Ricardo Martí Fluxá, Secretario de Estado de Seguridad y uno de los interlocutores en Zurich, llegó a afirmar: “El proceso y el procedimiento en la lucha contra ETA serán largos. No podrá haber nunca ni vencedores ni vencidos” (28/11/97), algo que no se han atrevido a pronunciar los partidos de izquierda. Hipócritas.

(…)

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s