Servicio de traducción de prensa. La opinión, gratis.

 

Tres de los hechos delictivos de los que dio cuenta la prensa delincuente, a modo de muestra de la seriedad con la que se trabaja en esta casa. Traducción, con opinión incluida, al cristiano popular, por consiguiente, muy otro que el del opusdeista Cotino o el del reformista empresarial, jesuita Bergoglio. Consultar precios por correo electrónico.

1. El número de parados en el País Valenciano baja. El número de afiliados a la Seguridad Social sube.

Adivinanza que sugiero: Aunque yo nunca me mueva, por mí suben, por mi bajan; soy en diversas materias y mi utilidad la halagan. ¿La escalera? ¡No, el CIS!

En lo que llevamos de verano, se ha logrado emplear a un número ridículo de trabajadores para servir birras y patatas bravas, menor, obviamente, que el del año pasado y, por supuesto, mayor que el del próximo, porque para entonces, no habrá energía para enfriar la cerveza o freír las patatas. Razón esta, por otra parte, que, unida al éxito, poderío y fortuna de Bárcenas, acaba de llevar al FMI a preguntarle a España, tuteándola incluso, que por qué no se anima a una rerrebaja -nunca el rerebaja de nene que, en palabra derivada por prefijo de intensificación, muestra todos los días la prensa- de sueldos de ¡hasta el 10%!,  para crear empleo, oiga, con perdón por el abuso de los eufememismos, junto con otras medidas de vaya usted a saber. El FMI, cuyos expertos se han apresurado a elogiar la Reforma Laboral del mencionado Bárcenas, y el hecho de que, precisamente gracias a ella, se hayan reducido, entre otros dispendios, los salariales, de otra manera, si se prefiere, que el éxito alcanzado por la ciudadanía en lo que respecta a niveles de pobreza haya proporcionado al Sistemita una seguridad sin precedentes, pero que aun podría ser mayor, propone un gran pacto entre sindicatos, empresarios y gobierno para esas nuevas rerrebajas y, quiero suponer que asimismo un aspirar a lograr que sean continuas y que esta continuidad quede reflejada en una ley, con el fin de proporcionar al trabajador seguridad en su futuro, tanto personal como laboral.

Y todo esto lo puede sugerir el Fondo Monetario Internacional, gracias a su indiscutible autoridad moral y a la de su Directora Gerente, madame Christine Lagarde, quien se encuentra aún, por fortuna, bajo investigación, por resoluciones tomadas respecto a Bernard Tapie -condenado por corrupción como Presidente del equipo de fútbol Olimpique, de Marseille, con motivo de un partido del Campeonato de Francia entre su equipo y el US Valenciennes-Anzin, varios de cuyos jugadores fueron sobornados para dejarse ganar por el equipo marsellés, condenado, además, a prisión por fraude fiscal y desviación fraudulenta de fondos societarios y acusado de corrupción y dopaje organizado durante su mandato por un jugador del ya mencionado Olympique-, al haber autorizado pagos a lo bestia al susodicho pajarraco, unos cuatrocientos millones de euros largos en 2008, sin permiso judicial y, desde luego, con fondos de Crédit Lyonnais, de propiedad pública, a pesar de todo lo cual, Lagarde manifestó en su momento sentirse ‘absolutamente tranquila’ por su situación legal. Por fin, gabachos a la altura de la marca España o viceversa.

2. Variaciones sobre un mismo tema: Rajoy se explicó. Rajoy vence a Rubalbárcenas. Rajoy deja sombras. Você abusou, tirou partido de mim. Et caetera.

Reflexión que sugiero: ¿Existe Rajoy? Pues depende de cómo se mire.

“¿Se han pagado sueldos? Sí”.

“¿Se han pagado remuneraciones complementarias por razón del cargo? Sí”.

“¿Se han pagado anticipos o suplidos a justificar por gastos inherentes al desempeño del cargo? También, como en todas partes”.

Conviene detenerse en el ánimo y en la intención de esas afirmaciones del como Presidente del Gobierno de España. Muy en especial en ese “como en todas partes”, que no parece haber suscitado susto ni mayor preocupación a la prensa ni a la oposición, qué decir de la ciudadanía -¿mande?-, al menos, que se sepa, a nadie se le ha ocurrido decir públicamente: mirad lo que nos ha dicho el tío guarro ese. O incluso haberlo denunciado a un juez romántico, por qué no. Y sin embargo, a mí, disculpen la inmodestia, me pareció vivir uno de esos momentos que, aunque los haya todos los días y la prensa dé fe de ellos, se califican de históricos impepinablemente. Un presidente de gobierno alzó la voz en el Parlamento y, de golpe y porrazo, no solo institucionalizó la corrupción, sino que la dejó legalizada y bendecida hasta las heces, el fin de la cita y el sic.

De todas formas, miento. Los republicanos, más si se trata de catalanes, aún poseen cierta capacidad de asombro. Así, el Portavoz de Esquerra Republicana de Catalunya en el Congreso de los Diputados de España, y al tiempo, Portavoz del Grupo Mixto en dicho Congreso, es decir, el Portavoz Bis, senyor don Alfred Bosch Pascual, académico, novelista, ensayista y uno de los autores más premiados y con más éxito de la literatura catalana -te lo juro, seño, lo dice la wiki, ve a mirar, anda, cony-, sufrió un considerable seísmo lingüístico que lo obligó a traicionar, no solo a ese mismo mundo académico, a todos los jurados que premiaron sus obras, a la Real Academia de la Lengua, en las personas de su Presidente, Luis María Linde y de Castro, Gobernador del Banco de España, y de su director, José Manuel Blecua Perdices, y aun diría que la medula o meollo de España. ¡Que dolor el oírlo! Y como sé que se me está tachando de envidiosa de tanto loor y premio, o que aspiro a perder a Rajoy el convincente de piedra, aquí, amplias referencias sobre el vocero, y allá se las hayan con él y con ello, porque, además, dejo también transcripción fonética y prueba audiovisual del lance parlamentario:

Él. Su currículo:

http://es.wikipedia.org/wiki/Alfred_Bosch

Su intervención al servicio, bien de España, bien de Catalunya, una empresita a mitges:

http://www.youtube.com/watch?v=i_a0ZI0Npxk

La transcripción de la intervención de la que, curiosamente, ayer se escuchaba el extracto que puede leerse debajo, aunque acabo de volver a pasarlo y observo que se ha introducido, no sé si la totalidad de la pieza, o más tela sin más:

“¡Delenda est Mariano Rajoy! (bis: ¡ojo con este bis!, solo para los entresijos del orador, no leer al respetable por tentador que lo juzgue) ¡Fin de la cita y fin de la fiesta! Usted… ¿pretende que nosotros nos creamos… que su extesorero… montó una trama contable, compleja…  preveyendo que usted sería Presidente de Gobierno… para poder hacerle chantaje con dos décadas de anticipación? ¿Con veinte años de anticipación? Hombre, eso es difícil, es difícil de creer… (…) Si se equivocó, y se equivocó tan garrafalmente y cósmicamente, eso… llega… a una  proporción dantesca, en la cual… usted, no solo es una persona equivocada, sino que es una persona poco hábil… Incluso linda con la frontera de la poca inteligenciaClao, y entonces la pregunta que nos hacemos es: ¿Qué nos está diciendo usted? ¿Que usted no es un bellaco porque no miente? La alternativa es mucho peor… La alternativa es mucho peor… Si no es bellaco, ¿qué es? ¿Zoquete? ¡Delenda est Mariano Rajoy!  Se acabó. Se acabó. No pasa nada, las cosas en esta vida se acaban, llegan a ese momento… Y nosotros ahora creemos que… (esta parte no me incumbe, parece ser la parte de Catalunya que corresponde al reparto de los tiempos mixtos)

No dejen de observar, aparte de al hábil orador catalán, cuyo discurso en castellano linda con las mejores piezas de la Oratoria Latina de nuestras primaveras escolares -¡largo de aquí, Wert, las lenguas españolas son cuatro y tu penoso verbo chorrea grisura españolista de caudillito metido a inspector de educación!-, y la enseñanza, caída de su boca, de que es bastante peor ser zoquete que bellaco, la catatonia por arrobamiento y una licenciatura en Derecho presente en los rostros del Presidente y de la Vicepresidenta del Gobierno, quienes sospechan que el diputado dice cosas de enjundia y que, por lo tanto, estarán diciéndose por lo bajini: ¡Jamás alcanzaremos la elocuencia de los catalanes cuando se expresan en robusto español parlamentario!  Ay, qué dolor, he querido decir, espanyol, ea.  ¿Y qué fue lo que le ocurrió entonces al diputado, académico y escritor tan premiado, aparte del susto que le dio del Presidente, al legalizar la corrupción en el Congreso? ¿Qué pasó en su cabecita? Ah, pues muy sencillo, se le enfrentaron en el hemisferio izquierdo y en buena parte del derecho dos lenguas, dos formas de aprehender el mundo, ¡ahí es nada! Al menos, esta es la versión de un buenista (inglés: do-gooder). Vean, si no:

Preveure. Verb català. Gerundi: Preveient

Y aun muchas formas personales del mismo verbo se construyen con ese lexema o raíz verbal satánica, trampa con la que puede darse de bruces cualquier zoquete, no, en este caso el Senyor Portaveu del que sigui. Pregunta de la empollona impertinente de la clase, una Santamaría en ciernes: ¿Y por qué entonces, seño, muchos españoles que no saben una palabra de catalán también dicen preveyendo, así, tan clavándola? Porque el gerundio de prever, es previendo, ¿no? Mira, mira (sujetando mi barbilla, que es que ya no hay aquel respeto que hubo siempre, ¡ca!):

Prever. Verbo castellano. Gerundio: Previendo.

(Voy a evitar decírselo, va… No se lo digo, che, venga, yo soy la profesora, y ella, una Sorayita pragmática) Pues porque en castellano, bonita, existe otro verbo, el verbo proveer, cuyo gerundio es proveyendo, verbo que se le puso en la punta de la lengua a ese señor de rimbombante decir, pero tan poco diestro, seguramente, en catalán como en castellano. ¿O acaso no tomaste buena nota de los adjetivos, los adverbios y los latinajos que arrastraba por los pelos para deslumbrar a una Cámara, a la que no había escandalizado siquiera el Presidente, a juzgar por las omisiones?

Seño, y esta vez, ¿por qué no lo has llamado mala bestia directamente, como sueles?

3. Brasil confirma que RENFE, aunque abusou, puede pujar por su AVE MARÍA.

“El tren, por desgracia, iba a alta velocidad, pero no era de Alta Velocidad”, declaró el ministro brasileño de transportes, que no obstante reconoció que no forma parte del comité que evaluará la ofertas que pujen por el AVE.

Antecedentes esclarecedores: “RENFE, junto con las también empresas públicas de Fomento Adife Ineco, conforma la parte pública del consorcio de empresas públicas y privadas que el próximo 13 de agosto presentará oferta para hacerse con el que será primer AVE del continente americano. Las firmas privadas del grupo son ACS, Talgo, Indra, Elecnor, Abengoa, Thales, Bombardier y Dimetronic. El proyecto es un macrocontrato de 13.000 millones de euros para la construcción y explotación del que será primer AVE del continente americano, una línea AVE de 511 kilómetros de longitud que unirá Río de Janeiro, Sao Paulo y Campinhas. El proyecto se ejecutará en dos fases.

La primera de ellas, que es la que ya ha salido a concurso por un importe de 2.450 millones, abarca la instalación de la denominada superestructura de la línea (los sistemas de electrificación, señalización, seguridad y telecomunicaciones, entre otros) y la explotación del servicio ferroviario durante un plazo de cuarenta años. España busca reeditar en Brasil el éxito logrado a finales de 2011 con la consecución del AVE La Meca-Medina el mayor contrato conseguido hasta ahora por España en el exterior, estimado en unos 6.700 millones de euros”.

Y todo esto, Señor, gracias al sentido de la responsabilidad que, en pleno choque emocional, mala conciencia, o sentimiento de culpa, quiso reivindicar para sí mismo un maquinista para poder seguir alentando, a duras penas, pero alentando. No existe, pues, más culpable que la velocidad excesiva, el despiste geográfico que súbitamente le sobrevino al irresponsable y un teléfono por el que hablaba, segundos antes del brutal accidente. A Grandeira, ese pedazo de curva de 90 grados que todo ferroviario, y no solo, considera el punto más negro de todos los que hay en Galicia, obviamente, desconsiderando la Xunta, o Goberno de Feijóo, graciñas, Marcial Dorado e demáis compañeiros do narcotráfico galego, se le echó encima (me permito remitir al lector al texto anterior, La desencriptada, por la luz que creo haber arrojado al esclarecimiento de los hechos, es decir, por abundar en la responsabilidad del maquinista, una y trina).

El 3 de julio de 2006, descarriló el Metro de València. Para ser exactos, uno de los trenes implicados en el accidente, la unidad de tren articulado 3736, ya había sufrido al menos un par de descarrilamientos anteriores al siniestro de la estación de Jesús. Cuarenta y tres muertos y cuarenta y siete heridos; pero ni los valencianos tuvimos mayor noticia ni ese día, ni los que siguieron, y hasta hubo quien ni llegó a enterarse, porque Ratzinger, invitado a Casa del Partido Popular, impartía bendiciones, junto con la recomendación de que fuéramos buenos para alcanzar la gloria eterna. Y puesto que el maquinista tuvo la bonhomía para con el Santo Padre, sus acólitos y las ovejitas de morirse en el siniestro, toda la responsabilidad se descargó en la excesiva velocidad con la que conducía, conforme a la ley del dios de Cotino y su despreocupada y alegre tropa íbera. Pero este otro infeliz sobrevivió a la tragedia, y sobrevivió mal, diría, al servir en bandeja su propia responsabilidad. Así que, apoderándose de ella desde el primer instante los medios de comunicación, el juez que lo imputó antes de que se abriera una investigación y la chusma educada por la televisión, sirvieron también su cabeza a mayor gloria de unos personajes para quienes el Infierno de Dante sería una sauna apetecible, si de justicia y de expiar culpas habláramos y tratara la vida. Tomad el dinero y dejadnos representar para España y buena parte del extranjero, en este caso con mayor aplicación y diligencia que en pasadas ocasiones, por lo que pudiera pasar, visto lo visto -apenas un Salvados, un Jordi Évole premiado por Turia-, un Auto de fe con un solo reo y más de doscientas víctimas directas, más el desfile glamouroso de riguroso luto, bajo el solemne balanceo del botafumeiro y ante los flashes y las plumas de la prensa del corazón del poder, la única prensa que existe.

PERO, la noticia posterior, la buena nueva, es esta: “El accidente de tren fuerza a instalar frenado automático en tramos de riesgo”. El desarrollo o cuerpo de la noticia, es decir, la farfolla y la jerigonza que desprecia la capacidad mental del lector, considerando que posee el conocimiento de un ministro de Rajoy, en este enlace.

http://politica.elpais.com/politica/2013/08/02/actualidad/1375462076_167730.html

Alfons Cervera -a quien no tengo que traducir, por fortuna, razón por la que lo bendigo, y la misma por la que La Turia no tiene el éxito de, pongamos, El País, El Mundo, o incluso Público, como maldigo a cuantos, directa o indirectamente, por acción o por omisión, fueron responsables del nuevo crimen, incluidos los que escriben para su propio engorde, haciéndoles los coros- escribe en el último ejemplar de la Turia un artículo, del que reproduzco parte:

“Que se sepa por qué en España tenemos la red de alta velocidad más extensa del planeta (solo nos gana China, pero en el territorio chino caben veinte españas): ¿no será porque la alta velocidad es un negocio para determinadas fortunas y numerosas empresas que colaboran en la financiación ilegal del partido que gobierna? ¿Cuántos sobres cobrados por Rajoy y sus colegas pueden venir de la alta velocidad? Que se sepa de una puñetera vez qué seguridad hay en los trenes subterráneos y de superficie y por qué en el tramo de Santiago no funcionan los mecanismos de seguridad que sí funcionan en el resto del recorrido. Seguramente es porque se trata de un cacho de vía que no sirve para un tren de alta velocidad. Y si es así, ¿por qué hostias lo han mantenido? Pueden añadir ustedes todos los interrogantes que consideren pertinentes.

Ya ven, a veces, en verano, el dolor también sale en los telediarios. Ojalá los afectados por esta última desgracia no tomen el dinero y corran. Ojalá se queden para conocer las causas del accidente y no se conformen con los cuentos chinos que les contarán los del gobierno. ¿El maquinista y la velocidad como únicos responsables? NO, GRACIAS”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s