Tus carencias ideológicas, su botín

 

“La soberanía nacional de este país secularmente sometido, España, reside en los mercados financieros internaciones, de los que emanan las acciones del conjunto de los órganos de gobierno y la letra de su prensa más prestigiosa.” (a incluir en la Constitución)

 

De cuantos conozco de este país, unos cuantos, el periódico más fullero o el más peligroso, depende del cristal con que se mire, siempre que se cumpla con la premisa de no leer como se debe, premisa que cumple más de la media de quienes lo frecuentan, no pertenece al grupo de la caverna mediática, esas simpatiquísimas deyecciones a cielo abierto, letanías en las que se insertan joyas como las que siguen y respecto a las que no hay mérito al sospechar que se le ha prestado un teclado a alguien con gravísimas deficiencias de toda índole. Vendría a ser como tomarse en serio la sinceridad de la doctrina de la iglesia católica acerca del amor al prójimo, la pobreza, el poner la otra mejilla, o tomarse en serio que el sexo es pecado mortal -aunque más mate su privación-, ignorando que, desde sus más eximios representantes al último párroco, se afanan desde hace dos mil años en hacer acopio para ella de cuanto botín acaparan, en silenciar juegos financieros y empresas de su propiedad cuya naturaleza es digna de Satán, los crímenes del Vaticano, o qué pocos de nuestros niños pudieron escapar a la intención, y aun al logro o praxis de que les haya metido mano un representante de Dios cualquiera y a la menor ocasión. Pues estos de la caverna son más o menos:

“Rajoy continúa sin hacer lo que tiene que hacer, que es crear las bases de un Estado moderno y verdaderamente útil a sus ciudadanos, y no este insalvable lastre. Sobra el 40% de los funcionarios, pero no solo por la crisis, sino porque un Estado no puede ser esta demencial maquinaria de burócratas. Ni los maestros ni los médicos tienen que ser funcionarios, ni que la Sanidad y la Educación sean servicios universales significa que la red que los provee tenga que ser pública (…). La paga extra de los funcionarios, que según Rajoy se ha suprimido de forma temporal, tiene que suprimirse para siempre y como concepto, porque nadie tiene que recibir nada extra por realizar bien su trabajo; y tiene, en cambio, que poder ser despedido si su rendimiento no es satisfactorio. Del mismo modo, la prestación por desempleo no solo tiene que reducirse a siete meses, sino que tendría que quedar como un mero cojín de emergencia -uno o dos meses para parar el golpe- y que ir al paro no fuera una opción como lo ha sido hasta ahora para muchos caraduras que trabajaban lo mínimo para poderse pasar luego largas temporadas cobrando del Estado sin hacer nada. Las subvenciones anulan la voluntad, el esfuerzo y la tensión que nos hacen vivir despiertos y aprovechar cada oportunidad como si fuera la única (…). Se trata de aceptar el reto, de recuperar el espíritu explorador y el sentido del honor, de alzarnos y de alargar los dedos hasta tocar la cara de Dios”. Así sea. No se desprecie la suma o el total de la baba derramada aquí mismo:

http://quiosco.elmundo.orbyt.es/ModoTexto/salacolumnas.aspx?id=10153079&sec=El%20Mundo&fecha=13_07_2012&pla=pla_11014_Madrid&tipo=5&d=1

Toda esta gente es, en efecto, como la de la iglesia católica, y se la frecuenta o no, pero todos sabemos quiénes son y por qué y para qué dicen lo que dicen los curas y diáconos de la caverna, decires que al lector con dos dedos de frente no logran ni hacerlo reír, sí en cambio podríamos denunciarlos cada vez que delinquen, pero ya se sabe que, si de algo gozamos en este país, es precisamente de ‘esa’ libertad de expresión, así que para qué perder el tiempo.

Es de El País del que deben guardarse los lectores que vayan a leer provistos de solo la buena fe que tan malos resultados produce siempre, a no ser que la fe pertenezca a lectores ancestrales, por así decir, al menos avezados en la lid desde la cuna. Porque ese diario publica textos en apariencia razonables y convincentes, como, a modo de excepción, los publica de autores acerca de cuya razón, reputación y calidad no nos haría dudar Luzbel; así, el caso de esa rara avis que es Rafael Sánchez Ferlosio, Juan Goytisolo, o sus viñetistas, cuya línea editorial querríamos que fuera la de quienes les pagan, El Roto y no solo. De quienes hay que guardarse siempre es de los primeros, y lo peor es que son justo los que inundan tan ambigua cabecera, trufando sus textos de medias verdades, casi verdades, trolas y marrullerías varias, impasible el ademán y la  entonación profesoral con que las revisten auténticos mercenarios de la pluma. Por eso, informarse sobre el autor en el momento mismo en que algo huele mal, indagar en su negocio, no solo ayuda, sino que es sano y gozoso entretenimiento, y una vez realizado, permite además vomitar incluso la parte de verdad que sirvió a modo de hueso de jamón ibérico con la intención de que nos tragáramos el resto del condumio. Porque no todo salta a la vista en ese diario como en la madrugada del pasado día 19 al 20, cuando en su portada, con caracteres de domingo, afirmaba que el número de manifestantes contra el gobierno de Rajoy en Madrid había sido de cien mil personas, siendo que la propia Delegación de Gobierno -¡ay, mira, Cebrián, qué mal!- los había cifrado en unos 400.000 y los sindicatos en 800.000, añadiendo El País, engallado, que era cómputo que se había pateado por las calles de la condesa de la esperanza en nuestros fracasos.

Yendo a más texto, este artículo, tomado por ajustarse bien a lo que dejé dicho, no por especialmente mendaz y vil en la pretensión fracasada de las comuniones gracias a que el torito se le resiste y no llega a rematarlo, podría valer para ejercitarse en la práctica de tutear a El País y aun de darle un buen empellón al noventa y tanto por ciento de sus opiniones, puestas de hábito en boca amiga, mercenaria y sumisa, y esto, prescindiendo de las columnas de opinión niñas, pero con aspiración literaria.

http://elpais.com/elpais/2012/07/11/opinion/1342027086_633066.html

No queda más remedio que perdonarle al autor de este artículo que no sepa escribir, no suele quedar tiempo para ejercer de Maquiavelo con una mano y leer buena literatura con la otra, considerando que el maquiavelismo, el menor en especial, exige poner ambas a la obra ya antes de terminar el bachillerato, por ejemplo, para birlarle al compañero su propio trabajo y copiarlo, haciéndolo pasar por propio, o para ponerle ojitos al profesor por ver si, de no poder aspirarse a nota, al menos se logra pasar a la Selectividad a probar suerte con un mísero tres y pico; esto, siempre que el interfecto no acuda a colegio privado, cuyas notas indefectiblemente las pone papá solo con domiciliar sus recibos en el banco. En ese sentido, que haya escrito: “Tras dos décadas de fondos europeos, España no ha construido un modelo productivo. El problema es la falta de dinamismo de nuestra economía y no la ausencia de estímulo, que apenas generaría crecimiento” no debe cargársele en cuenta, quedémonos con la duda de qué genera o no crecimiento, si la falta de dinamismo o la ausencia de estímulo, o incluso una tercera vía fácil de arrimar como baladronada, la falta de dinamismo por ausencia de estímulo.

Según él, España, el sur de todos los sures, no será salvada por Europa, que “ni puede, ni debe”, como mucho podrá ser ayudada, y eso si nos modernizamos, en cuyo caso seremos precisamente nosotros, España, la solución de Europa, que es el problema, con perdón por el lío grande. Es decir, que, al tiempo que somos el problema de todos los problemas, somos la solución. Colijo que el señor que firma este panfleto es de ciencias, tampoco de ciencias puras, en todo caso, señor de trabalenguas en tiempos en los que el lenguaje precisa de plumas así de ágiles. “Si mostramos que España puede crecer, con verdaderas reformas y no solo brutales recortes (ES DECIR, ADEMÁS DE CON LOS RECORTES BRUTALES, CON LAS REFORMAS), daremos a nuestros socios europeos la confianza que necesitan para apostar por una mayor integración fiscal y económica, y ayudaremos a Europa a salvarse a sí misma”. Me corren las lágrimas por las mejillas y se me escapa al tiempo un suspiro y una orgullosa sonrisa al saber que puedo facilitar a nuestros socios confianza para apostar por la integración fiscal y económica, esas integraciones que siempre generan beneficios inmensos a varones, mujeres y niños, los del sur en especial -aunque dé toda la sensación de que indefectiblemente se les hurtan-, ayudar a que Europa se salve de sí misma, dándole con la puerta en las narices al libidinoso Zeus que, metamorfoseado toro, ¡qué envidia, Wert, menistro!, pretendía beneficiársela bajo un platanar cualquiera.

Pero, lejos de responder al reto, continúa Pascual-Ramsay, el país se empeña, dale que dale, en buscar culpables externos, cuando la cosa es que España no funciona bien y, encima, la responsabilidad es toda nuestra, asumámosla como católicos militantes. Urge hacerse cargo de la gravedad de la situación y de la necesidad de afrontarla todos a una, Fuenteovejuna, y es el primer paso desmontar mitos y demonios familiares con los que nos exculpamos siempre, o a los que nos agarramos pretendiendo huir de la culpa.

Insiste, con ese buen ánimo de maestro machacón, en que no hay que buscar enemigos fuera como solemos, siendo que los únicos culpables de nuestros males somos nosotros, los de casa, por lo que conviene plantarle cara a nuestros vicios endémicos de una vez por todas, Confíteor, Deus, Omnipotens, o perdona a tu pueblo, Señor, pero deletreemos nuestros errores una y otra vez: Merkel y Alemania no tienen la culpa -pero ya veremos cuando el juicio en la distancia-, mantienen posturas basadas en la razón y, si quieren explicaciones, directos a Immanuel Kant, o a Gottfried Wilhelm Leibniz. “Pedimos disparar con pólvora alemana”, y claro, doña Angela Merkel, mirando por su aguerrido pueblo, dice nanay de la China, porque ella: “Antes (coma) quiere garantías de que las economías del sur pueden repagar sus deudas y (de que) la UE es económicamente viable.” Se me ha quedado grabado en el corazón lo de repagar. ¿Se ha puesto de moda que paguemos dos veces por el mismo bien para salvar a España, a Alemania y a Europa? Pues a ver a quién se la ha ocurrido la gracieta …

Tampoco el BCE es culpable por no comprar deuda española, fuera esa malsana convicción, a ver qué tonto querría comprar deudas, lo que pasa es que estamos muy enfermitos desde aquellas alegrías de que nos ayudaran por todo el morro, cuando el BCE lo que precisamente busca es sanarnos, no sanearnos, ¡el BCE es un padre amoroso, no un banco, joder! Y sepamos los más confundidos de nosotros que “La prima de riesgo es síntoma, no causa del problema”. Ah, mira tú que nos lo hacíamos justo al revés los tontos.

Y así, letrita a letrita, llega el autor a la UE, a lo que llama su política de austeridad. “Es cierto que la UE sigue inexplicablemente colonizada por una política económica neoliberal que la crisis ha desacreditado, y que las desastrosas políticas de reducción del déficit, que toda evidencia empírica muestra son suicidas en una recesión de endeudamiento como la que vivimos, nos están llevando a una tercera recaída económica…”, etc., etc., PERO dejemos a la UE en paz, “nada de lo que le estamos pidiendo a Europa nos sacaría de nuestro agujero particular”, que además tampoco está la UE para eso, excepto si Alemania pía. La cuestión de las cuestiones es la falta de dinamismo de nuestra estructura económica y no la falta de estímulo -insistiendo yo, al juzgar que merece la pena-. Y si no lo vemos, échemos la vista atrás para valorar al plan E del gobierno Zapatero, aquel fracaso, ayudaba pero no generaba crecimiento, qué errado iba ZP, e incluso John Maynard Keynes, que el PP parece no existir para este pedazo de hombre, dado que tiene las riendas.

Y de los desequilibrios entre regiones y de que no existan mecanismos de ajuste e instituciones que los gestionen en la UE, pues sí, prosigue este incansable charlatán, muy mal, “pero (las) transferencias de la UE no subsanarían el problema de base: tras dos décadas de fondos de cohesión y estructurales, España no ha construido un modelo productivo dinámico que produzca crecimiento y empleo de calidad”. Cierto, Ramsay, ni la escuela logra que un niño lea de hoy para mañana, hay que ponerse a trabajar con él henchido de santa paciencia y de tesón para empujarlo a salir del pozo de la infancia más tierna e irresponsable. Con todo, la que ganó, se embolsó y multiplicó sus afanes con lo de la UE, digásmoslo alto y claro, fue Alemania, ¿eh?, no me vengas con que no, razón de que no termine de entenderse la insistencia recaudatoria de Angela, ex de un Merkel del que se divorció hace treinta años, por si alguien no andaba enterado. Habría que averiguar cómo fue que nos la metieron doblada con lo de la UE, pero servidora ha leído en alguna parte que se trata de una comunidad política de derecho constituida en régimen de organización internacional ‘sui generis’ y, además, que es una ‘peculiarísima’ comunidad, cuya naturaleza jurídica y política ‘es muy discutida’, de lo que he tenido que colegir que los males proceden del sui generis, de la peculiaridad superlativa y de la discusión.

Hay también un par de verdades, imprescindibles para que nos comamos gustosos los soslayamientos, las ausencias, la espalda a la realidad y la terquedad de los hechos, junto con la doctrina: 1. Nos hemos contado una historia de país rico, innovador y dinámico que no es cierta. Nuestra economía es poco competitiva, está concentrada en sectores de baja productividad y las empresas no invierten lo suficiente en I+D y formación. No tenemos recursos naturales ni ventajas competitivas en sectores de alto crecimiento y empleo”. 2. “Los principales responsables son sin duda los políticos e igual o más la élite empresarial y financiera, que ha llevado al país al borde de la quiebra”. Pero súbito vuelve a la carga de culpabilizarnos sin tregua: “Pero no son sino reflejo de una dejación de responsabilidad colectiva. Como dijo Ortega -vaya, ya me tardaba la mención de don José- en su España Invertebrada, cuando las masas dicen que no hay líderes, es que no hay masas. Demasiados corruptos han sido legitimados con mayorías absolutas. Demasiados españoles exigen servicios sociales pero piden pagar sin IVA”. Eh, eh, eh, one moment, Ramsay, que no te sigo, o hay masas o no las hay, acláremonos antes de seguir qué es masa y qué son los que proclamaron líder a Rajoy, el Breve, ¿no?

Con todo, él iba, va, a lo suyo, así que desliza subrepticiamente que somos la plebe, el proletariat, los que siempre nos lo pedimos sin IVA, aunque no especifica que se trata del IVA chiquitín, no dice de otros IVA grandotes, ni pregunta por qué el gobierno no eliminó la reducción del Impuesto de Sociedades a empresas de para dar y tomar, de aumentar los impuestos de los fondos SICAV y las ganancias especulativas, de establecer un impuesto a las transacciones financieras y tanto más, que a mí don Vicenç Navarro, pese a tanta cátedra, me pone de los nervios, ego sum qui sum, Ángel Pascual-Ramsay, me abstengo, pues, además de querer mencionar siquiera la secta católica de todas las protecciones a los gansters ladrones y criminales que la enriquecen, tampoco a la monarquía idiota con sus descuideros agregados a la familia de la pasta gansa que se lleva y que se llevó secularmente, siendo idiota aquí, puro diagnóstico borbón, conste, no agravio gratuito.

Y no la media verdad, sino la prudencia incluso, lo impulsa a decir que todo lo dicho es matizable, y por mor de que no se lo maticemos los lectores, dispara él mismo con pólvora del rey:  “Alemania podría estar jugando un papel más útil y el BCE debería actuar como prestamista de última instancia”. ¿En qué quedamos, payo, no era ‘de que no’? Así que, como lo cortés no quita lo valiente, descarga un puñetazo sobre la mesa y es ahí donde le acude presto a las mientes el Joaquín Costa del Regeneracionismo: “Escuela, despensa y doble llave al sepulcro del Cid”. Se le olvida mentar que en estas sequías los Cid mercenarios crecen pujantes, el amedrentador caciquismo de las perennes ramas clientelares, también, presente el caciquismo no solo en el PP, pero esencialmente, que robar al modo del cacique no es aprendizaje de un día, Pepiño, sino sabidurías que se transmiten amorosas de padres a hijos, y el PP lleva en sus genes ese aprendizaje mamado en la escuela imborrable de todas las infancias franquistas, prefranquistas y posfranquistas, ¿a que sí, Fabra, don Carlos? Que hay que ver cómo jode y rejode que los vástagos nos lo vayan aireando sin haberse entrenado en casa, ¡oh, padre Baltar, amados en el Señor Camps, Cotino, Blasco y toda la recua milmillonaria en sinvergonzonería!

Y es a partir de aquí cuando inicia el autor el canto a toda economía emergente, esa de “con ingentes reservas de mano de obra barata”, bendita mano de obra pagada con el cheque de la miseria y el hambre que va a producir el milagro, el de regresarnos al medievo y más atrás, que a la postre el medievo no fue tan malo, descontada la flagelación, diga que sí, don Ramsay, asesor que fue hasta hace nada, 2011, de tendencias económicas y geopolíticas globales del Departamento de Análisis y Estudios del Gabinete de la Presidencia del Gobierno, ese chollo.

Señala, índice erecto, a Beijing, China, o se reforma España con no solo recortes sociales o cambios en los márgenes -PERO RECORTES, OIGAN, HUMILLEN ESA CABEZA AL PP-, “sino auténticas reformas que dinamicen el país y desmantelen intereses creados”. ¿Mande, señorito? ¿De qué intereses creados habla, aquellos de don Benavente, los del XIX, o de estos de ahora de la sesión continua? “Hay que desmontar el mito de que las reformas son necesariamente sinónimo de sacrificio”, ¡QUE SE NOS SACRIFIQUE CON ALEGRÍA, POR DIOS!  “Las verdaderas reformas estructurales rompen privilegios y benefician a la mayoría. La fiscalidad progresiva y la creación del estado del bienestar son buenos ejemplos”, PERÒ, ¿QUÈ DIUS, ANGELET?, REPETEIX-M’HO, TORNA-M’HO A DIR, PLIS, QUE ES QUE NO TE LO PILLO. “El equivalente en la España de hoy deben ser reformas que democraticen la innovación; que den acceso a los instrumentos que permiten innovar a una base mucho mayor de ciudadanos y empresas, y liberen así todo el potencial creativo del país”, sigue tocando el nuevo flautista de Hamelín, vean que sigo sin mentar al PP, nada por aquí, nada por allí, aunque todos sus recortes deban ser acatados con la paz de la sumisión para que, por fin, este potencial nuestro creativo, emigrado ya a los cálidos y gratificantes puertos del euro contante y sonante desde esta puritita verborrea que somos, nos regrese, ¡oh, Galicia espallada!, a seguir pescando prestiges, se derrame sobre todos nosotros y nos cure de todo mal. Amén. Y en habiendo cumplido con el introito, se suelta el pelo y dice que -voy acabando, señor presidente-, HAY QUE LIBERALIZAR LA ECONOMÍA, HAY QUE CEDER SOBERANÍA, ALUMBREMOS UNA POLÍTICA FISCAL RESPONSABLE QUE HAGA VIABLES LOS SERVICIOS SOCIALES QUE DEMANDAMOS… Pero, ¿aquellos que teníamos hace décadas y que nos robaron, hablas de esos mismos? SEAMOS PUJANTES Y CÍVICOS. Como a Fernández Flórez, a mí las arengas me electrizan, así que, con permiso, me apeo en esta estación, mientras él solito continúa enardeciendo el ánimo de los lectores.

¿Quién es Angel Pascual-Ramsay? ¿Qué es Global Risks? ESADE Center for Global Economy and Geopolitics, ¿qué diantre es? Los jesuítas, mi bien, los jesuítas de la mano blanda que te tienden sibilinos, los de la lengua de trapo que enreda a los que se dejan, Iglesia Católica, Vaticano, amistades peligrosas, mensajes de pacotilla, pero no lo dudemos nunca, por más que uno corra en dirección opuesta al Vaticano, siempre termina por topárselo, disfrazado de cura obrero que sea, de ejecutivo de puño blanco y melindroso, de magnánimo liberalote, o de anciana celestina de un prostíbulo de lujo en Marbella.

El País es un periódico para una pujante clase social, la de los gansters morales. ¡Ah, y lo olvidaba! Francisco Javier Solana de Madariaga, aquel pilarista, PSOE, en el año 2009 aceptó la Presidencia de ESADE Center for Global Economy and Geopolitics (1), aunque, según tengo entendido, además imparte sus valiosísimas enseñanzas desde una cátedra, la de Liderazgo y Gobernanza Democrática, mismo en ESADE, entrando a la derecha.

1. http://www.noucicle.org/lhora/?p=1523

NOTA. En este momento, rompe mi paz un pasadoble, España cañí, interpretado con arrojo por una modesta banda fallera delante de la parroquia para una boda de postguerra. Soy de nuevo una niña de la Dictadura criminal, desconsolada porque alguien insiste en robarnos la razón, los libros, el silencio de la inteligencia y el buen gusto de una educación imposible para este pueblo, la que intuí y soñé. A lo lejos, en el viejo cauce del río, suena, como ajeno al rescate del PV, el Per ofrenar noves glòries a Espanya, a Alemania, a la Europa de los mercaderes y de los mercachifles que componen los ritmos épicos con los que querrían dormirnos. Pero monsieur, le docteur Joseph Ignace Guillotin, profesor de Anatomía de la Facultad de Medicina de la Universidad de París, aconsejó por piedad usar un instrumento que después, llegado el caso, cuando fue menester, dio mucho de sí.

APÉNDICE DE ANDAR POR CASA. Un exalumno brillante, a un curso de lograr su licenciatura universitaria, seguidor de este blog, me reprocha que me haya reservado parte de la  información que debiera haber incluido sobre el autor. Como considero muy acertada la observación, incluyo parte, los blogs tienen un límite.

Aquí, entrevistado por Periodista Digital. Tremenda presión a la que se le somete, a la que, sin embargo, se resiste con la gallardía propia de un tipo convencido de su doctrina. Merece la pena llegar hasta el final, apurar verdades como puños, por ejemplo, la de los enormes márgenes de beneficios empresariales, sin que a esas empresas se les haya ocurrido invertir buena parte de ellos en generar otras estructuras dinámicas productivas, etc.

http://www.youtube.com/watch?v=XlusjjqAtU0

Entrevista al autor. Síntesis: Titulado en Empresariales por ICADE, le fue otorgada una beca de postgrado en 2003 por la Fundación de Caja Madrid para realizar un máster en Administración Pública en la Universidad de Harvard. Viaje iniciático en busca de luz a la India para “dejar que la vida me hablase”, aprender meditación, poder decir, como decía Ghandi, “mi vida es mi mensaje”.  En suma, además de leer el artículo en El País, conviene conocerlo más a fondo, verlo y escucharlo. Iñaqui Gabilondo lo recomendó en su día incluso.

http://www.cafealumni.es/2009/08/03/en-la-vida-hay-que-estar-dispuestos-a-asumir-riesgos/

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s